Yemen

31.12.2018 00:00

 

Puesto 167

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 527.968 km2

Población: 28.250.420 habitantes

Jefe de Estado: Abdurrabo Mansur Hadi

Presidente del Gobierno: Maeen Abd al Malik Saeed [desde el 15 de octubre de 2018, en sustitución de Ahmed bin Daghir]

PIB per cápita (US$ a precios actuales): sin datos

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 70%

Porcentaje de usuarios de Internet: 24,6%

 

La grave situación humanitaria que vive el país, con casi la mitad de la población (14 millones de personas) que carecen de seguridad alimentaria, apenas está pudiendo ser cubierta por la prensa extranjera en el terreno por las dificultades para acceder al territorio y el elevado nivel de inseguridad. La ofensiva liderada por Arabia Saudí para terminar con los hutís, que pertenecen al popular movimiento chíi Ansar Allah, y restaurar el poder al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, se lanzó en marzo de 2015 y, según el Centro Legal para Derechos y Desarrollo de Yemen, ya se ha cobrado la vida de al menos 15.000 personas.

 

Los hutis forman parte de la lista de “depredadores” de RSF desde 2011, por cometer brutales asesinatos desde que tomaron el control de la capital, Saná, y de la mayor parte del país, tres años más tarde. Al hacerse con el control de los canales de televisión (Al Yazeera, Al Yamane-Chabab, Yemen-Digital Media) detuvieron a muchos periodistas, que fueron torturados en las cárceles. El líder del movimiento, Abdil Malik al Huti, declaró una guerra abierta contra los periodistas, a los que considera más peligrosos que los combatientes aliados a la coalición árabe.

 

Los profesionales están constantemente expuestos a amenazas, ataques y secuestros, además de los bombardeos de la coalición árabe. El periodista Anwar al Rakan murió por inanición y por las secuelas de las torturas, el 2 de junio, tras haber pasado un año detenido por los hutíes. Fue liberado en un estado terminal, sin que su familia hubiera tenido información sobre su paradero anteriormente. El Sindicato de Periodistas Yemení explicó que la causa de que fuera detenido en un puesto de control de la capital, cuando se dirigía a su provincia natal, fue que llevaba una acreditación de prensa. Los hutíes tienen en la actualidad al menos a otros 10 periodistas y 1 periodista ciudadano retenidos.

 

En 2018, también murieron Ahmed Al Hamzi, director de la Agencia Sabaa, por un ataque de morteros, el 30 de agosto; Isaa Al- Nuaimi de Yemen Shabab, el 1 de agosto; Abdullah Al Qadri, de Belqees TV y colaborador de AFP, por las heridas mientras cubría unos enfrentamientos en Bayda, el 13 de abril, y Mohamed Al Qadesi, corresponsal de Belqees TV, el 22 de enero.

 

El 21 de febrero, Awad Kashmim, editor del periódico progubernamental 30 November, fue detenido e incomunicado. Poco antes, había publicado un post en las redes criticando las operaciones militares en el oeste de Mukalla, la capital de la provincia de Hadramout, contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). También Abdel Wahab Nomran, reportero del diario Yemen al Youm, fue detenido de forma arbitraria en condiciones similares, tras cubrir un encuentro de simpatizantes del expresidente Ali Abdallah Saleh (asesinado en diciembre de 2017). Le mantuvieron incomunicado durante una semana, en la que asegura que fue torturado.

 

Dos periodistas ciudadanos perdieron la vida intentando contar lo que está pasando en el país. Ali Abu Al Haya murió el 17 de mayo por las heridas de un ataque y Oussama Salem, que cubría los enfrentamientos de Taiz, falleció el 27 de enero. También perdió la vida Omar Ezzi Mohammed, colaborador de medios, tras un golpe de la coalición árabe contra la radio Al Maraweh en Hodeida, a mediados de septiembre.

 

Permanece detenido, desde el 3 de diciembre, el periodista Sabri bin Mukhashin, que trabaja para varios medios yemeníes, sin que se conozcan los cargos que se le imputan, pero perdió la libertad tres días después de haber criticado en Facebook al gobernador de la provincia por la vigilancia y censura online a la que son sometidos en Mukalla. Mukhashin sufre diabetes y sus condiciones de salud son muy malas.

 

En septiembre, RSF junto con otras cinco ONG, escribió una carta a las autoridades saudíes para pedir la liberación del escritor yemení Marwan Al -Muraisy, detenido el 1 de junio. La familia no sabe por qué fue arrestado, ni dónde se encuentra. Al Muraisy tiene más de 100.000 seguidores en Twitter, y es posible que su detención corresponda a la publicación de tuits críticos y a sus vínculos con activistas, intelectuales y periodistas que han pasado por la cárcel.