Yemen

31.12.2017 00:00

 

Puesto 166

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 527.968 km2

Población: 27.584.210 habitantes

Jefe de Estado: Abdurrabo Mansur Hadi

Presidente del Gobierno: Ahmed bin Daghir

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 990

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 70%

Porcentaje de usuarios de Internet: 24,6%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 2 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Desde que los rebeldes hutíes tomaron la capital, Saná, en septiembre de 2014, y la coalición liderada por Arabia Saudí intervino en el país, en marzo de 2015, las perturbaciones políticas y de seguridad han afectado gravemente a la situación de la libertad de prensa. Desde entonces, los periodistas han sido el blanco de ambas partes del conflicto. Por un lado, de los simpatizantes del presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, apoyados por Riad. Por otro, de los rebeldes hutíes, que contaban con el apoyo de las fuerzas del ex presidente Ali Abdullah Saleh, aunque este fue asesinado a principios de diciembre por los rebeldes. Por todo ello, tanto el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz Al Saud, como los hutíes, figuran en la lista de depredadores de la prensa de RSF.

 

De esta manera, en Yemen, los periodistas se arriesgan a ser alcanzados por francotiradores o bombardeos cuando cubren los enfrentamientos. Además, pueden ser secuestrados por grupos armados o detenidos por las fuerzas de seguridad pro-gubernamentales. Por otro lado, aunque ha habido un descenso en el número de muertes y rehenes respecto a años anteriores, esto se debe a que muchos informadores han decido huir del país o de sus ciudades de origen, o han optado por dejar de trabajar como periodistas.

 

Al menos dos informadores murieron desempeñando su trabajo durante 2017. El 26 de mayo, los cámaras Takieddin al-Hudhaifi y Salid al-Absi murieron mientras cubrían los enfrentamientos entre las fuerzas leales al presidente Hadi, apoyadas por la monarquía del Golfo, y las fuerzas leales a la milicia hutí y el ex presidente Saleh en las afueras de la ciudad de Taiz.

 

Un mes antes, el periodista Yahya Abdelraqib Al-Jubaihi fue condenado a muerte por un tribunal de Saná, controlada por los hutíes, por ser hallado culpable de espiar para un país enemigo, en este caso Arabia Saudí. Fue la primera vez que un periodista recibía una condena a muerte en Yemen. Jubaihi trabajó para medios saudíes y yemeníes, como Al-Tagheer, y dirigió en el pasado la oficina de prensa del primer ministro.

 

Por otro lado, a finales de año, un periodista estaba secuestrado en el país por el grupo Al Qaeda y al menos 11 informadores permanecían retenidos por los hutíes en una cárcel de la capital, que se caracteriza por sus restringidas visitas y su precaria atención médica y humanitaria hacia los internos.

 

Entre ellos estaba Toufic Al-Mansouri, antiguo editor gráfico de Al-Masdar, un periódico que apoya al partido Al-Islah, afiliado a los Hermanos Musulmanes. El periodista vio denegado el permiso de recibir visitas de familiares y hacer llamadas telefónicas. Al-Mansouri y otros ocho informadores fueron capturados, en junio de 2015, por los rebeldes hutíes en un hotel de la capital, en el que se encontraban por motivos de trabajo. Ya privados de su libertad, el grupo de informadores llegó a ser torturado con electrodos y otros métodos.

 

Abdel Khaleq Amrane, antiguo editor de la web Al-Islah, estaba en la misma situación a finales de año. Su familia informó que padecía problemas de espalda como consecuencia de las torturas recibidas, que amenazaban con paralizarle.

 

Además, el estado de salud de otros tres periodistas retenidos en esta cárcel era preocupante. Se trataba de Issam Belghith, que trabajaba para la emisora Radio Nas, afín a los Hermanos Musulmanes; Akram Al-Walidide, de la web Al-Rabi; y Salah Al-Qa’idi, de Suhail TV.

 

Por otro lado, en diciembre, coincidiendo con el asesinato del ex presidente Saleh, 41 periodistas y empleados del canal Al Yemen Al Youm TV permanecieron secuestrados durante 11 días por los rebeles hutíes en la oficina del canal en Saná. Los atacantes dispararon contra el edificio de la televisión con granadas de cohetes antes de tomar el control de las oficinas. Yemen Al Youm TV estaba afiliada al Congreso Popular General, el partido del ex presidente Saleh. Además, se bloquearon las webs de otros medios de comunicación que apoyaban a la facción rebelde rival del ex presidente Saleh, como Al Methaq.