Venezuela

31.12.2017 00:00

 

Puesto 137

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 916.447 km2

Población: 31.568.180 habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: Nicolás Maduro Moros

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 14.000

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 96,6%

Porcentaje de usuarios de Internet: 60%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Nicolás Maduro, en el poder desde 2013 y catalogado como depredador de la libertad de prensa desde ese mismo año, se empeña en hacer callar a la prensa independiente. En repetidas ocasiones el presidente ha mencionado una “guerra mediática" para desacreditar a los medios de comunicación nacionales e internacionales que critican a su gobierno, lo que contribuye a reforzar el tenso clima en que trabajan los periodistas, en particular desde la crisis política y económica que comenzó en 2016. En este contexto, el gobierno venezolano mantiene un fuerte control de la información y con frecuencia expulsa del territorio a periodistas extranjeros. Una ley adoptada en 2010 contempla que el gobierno pueda controlar cualquier contenido que cuestione a la autoridad constituida legítimamente, lo que se traduce en detenciones abusivas de reporteros y juicios por difamación. Por otra parte, la escasez de papel pone en peligro la circulación de la prensa escrita.

 

Según cifras del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela, entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2017 se han registrado más de 200 agresiones a periodistas. Tan solo en la manifestación realizada el 8 de mayo pasado, al menos 19 periodistas fueron golpeados y agredidos por las fuerzas de seguridad en el país.

 

Además de estos ataques recurrentes, el gobierno maniobra para evitar al máximo que los medios de comunicación cubran los acontecimientos y censura a la prensa independiente y de oposición. Las autoridades han cerrado páginas de información en internet y radios como Hit 90.7FM, Studio 92.1, Punto Fijo Stereo 90.3 y Jet. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) bloqueó los canales online de noticias VivoPlay y VPI TV (Venezolanos Por la Información) e interrumpió la señal de Capitolio TV. Estos medios de comunicación de oposición cubrían por internet las manifestaciones.

 

El 19 de abril, las cadenas extranjeras TodoNoticias (Argentina) y El Tiempo Televisión (Colombia) corrieron la misma suerte. La prensa internacional no está a salvo de las presiones de las autoridades: se han registrado casos de confiscación de material, expulsiones, etcétera.

 

Además de la censura, una de las consecuencias más graves de esta represión contra la prensa es que es difícil para los venezolanos tener acceso (de forma inmediata) a información fiable y objetiva sobre la crisis que atraviesa el país y sobre la realidad de la violencia ejercida por el gobierno contra sus propios ciudadanos.

En paralelo, entre el 1 abril y el 5 de mayo, los medios de comunicación audiovisuales venezolanos tuvieron que transmitir de forma obligatoria 26 mensajes del gobierno nacional, con una duración total de 27 horas con 28 minutos. En 8 ocasiones, esas transmisiones correspondieron al llamado "Noticiero de la Patria", una producción audiovisual de carácter informativo, elaborada por el ejecutivo, que comunica la versión oficialista de lo que ocurre en el país. Durante la emisión, las cadenas, las radios y televisoras no pueden difundir ningún otro mensaje, ni alterar la imagen o el sonido original.



El reportero gráfico Jesús Medina, de la página web de noticias Dolar Today, fue hallado el 6 de noviembre, dos días después de su desaparición, a orillas de una autopista, golpeado y semidesnudo. Explicó en las redes sociales que fue torturado y que lo amenazaron de muerte. Reporteros sin Fronteras pidió a las autoridades que identificaran lo antes posible a los responsables de esta agresión y que garantizaran la seguridad del periodista.

 

El fotoperiodista colombiano Miguel Gutiérrez optó al Premio RSF 2017. Es autor de impresionantes imágenes de las protestas sociales registradas en Venezuela. Como corresponsal de la agencia EFE ha seguido de cerca las manifestaciones, en las que entre abril y agosto de 2017 más de 100 personas perdieron la vida y miles resultaron heridas. A pesar de las agresiones que ha sufrido y de que el 2 de mayo le robaron parte de su equipo, continúa con su trabajo incansablemente en medio de una situación cada vez más polarizada y peligrosa. Gutiérrez, quien vive en Caracas desde hace más de 10 años, también cubrió el desabastecimiento de productos básicos y ha abordado temas relativos a la violencia y la pobreza.