Territorios Palestinos

31.12.2017 00:00

 

Puesto 135

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 6.165 km2 [Cisjordania: 5.800 km2; Gaza: 365 km2] km2

Población: 4.543.126 habitantes [Cisjordania: 2.747.943; Gaza: 1.795.183] habitantes

Jefe de Estado: Mahmoud Abbas

Presidente del Gobierno: Rami Hamdallah

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 2.127

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 96,7%

Porcentaje de usuarios de Internet: 57,4%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 1 Internauta y periodista ciudadano encarcelado
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Los interrogatorios y las detenciones sin cargos son parte del precio que los periodistas tienen que pagar por la rivalidad política entre Fatah y Hamás en los territorios palestinos. Así, los periodistas cercanos a Al Fatah que trabajan en la Franja de Gaza, controlada por Hamás, sufren enormes dificultades en su trabajo. Por su parte, en Cisjordania, administrada por la Autoridad Palestina, son los medios simpatizantes de Hamás quienes se enfrentan a obstáculos en el ejercicio de su profesión. El resto de las agresiones registradas son las cometidas por las fuerzas de seguridad israelíes (ver el apartado de este informe dedicado a Israel).


 

Decenas de periodistas y periodistas ciudadanos fueron interrogados y encarcelados desde principios del mes de junio tanto por Hamás, en la franja de Gaza, como por la Autoridad Palestina, liderada por Fatah, en Cisjordania. Esta última también ha bloqueado páginas de medios de comunicación que apoyan a sus rivales políticos, invocando la legislación contra delitos informáticos para restringir la libertad de expresión.

 

En Gaza, el denominador común de los periodistas que son amenazados o perseguidos es haber llamado la atención sobre la responsabilidad del gobierno en crisis políticas o humanitarias. Este es el caso, por ejemplo, del reportero Fouad Jaradeh, considerado partidario de Fatah, detenido el 8 de junio por ser sospechoso de trabajar “en complicidad con Ramallah”. 

 

También el periodista Amer Balousha pasó 12 días detenido en el mes de julio por sus artículos sobre el papel de Hamás en la crisis eléctrica, publicados en el diario Al Hadath, el periódico egipcio Al Badil y Facebook. Entre los ambiguos cargos que se presentaron contra él se encontraba el de “mal uso de las tecnologías”, aunque posteriormente fueron todos retirados.

 

Ese mismo mes, el reportero Nasser About Fol, considerado pro-Fatah, fue interrogado y forzado a firmar un documento “atestiguando a los servicios de Inteligencia y ante Dios el respeto a la ley las autoridades. No escribiré más comentarios contra el Gobierno”.

 

Preocupa también la situación en Cisjordania, donde la Autoridad Palestina tiene como principal objetivo a los periodistas que se consideran partidarios de Hamás o simpatizantes de partidos de izquierdas. Además, la violencia entre palestinos e israelíes en Cisjordania, a mediados de año, ayudó a reforzar el papel de Hamás como chivo expiatorio. Por ejemplo, el cámara de Al-Aqsa TV, Ahmed el Khatib -cuyo padre es el líder de las Brigadas Izz ad-Din al-Qassam, el ala militar de Hamás- fue detenido el 1 de julio y estuvo diez días privado de libertad sin que se presentasen cargos contra él.

 

Además, cualquier publicación que haga referencia a la cooperación entre la Autoridad Palestina y los israelíes levanta suspicacias. Ejemplo de ello es el caso del periodista Zaher el Chemali, que estuvo detenido 16 días por los servicios de inteligencia acusado de “envenenar la tensión política” por un artículo publicado en la web Rai al Youm, crítica con el presidente Mahmoud Abbas.

 

El reportero de Filistin Al Yom TV, Jehad Barakat, fue detenido el 6 de julio, y se enfrenta ahora a un proceso judicial por haber fotografiado y filmado un control de militares israelíes al vehículo del primer ministro palestino, Rami Hamdallah.