Tanzania

31.12.2017 00:00

 

Puesto 83

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 883.749 km2

Población: 55.572.200  78.736.150  habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: John Magufuli

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 879

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 80,4%

Porcentaje de usuarios de Internet: 13%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El ambiente para los medios y los periodistas se ha deteriorado sostenidamente en Tanzania desde que John Magufuli se convirtió en presidente en 2015 y el gobierno comenzó a tomar postura contra la prensa.

 

El hecho más grave contra la libertad de información se produjo a finales de año, en noviembre, cuando desapareció el periodista Azori Gwanda en la región de Pwani, en el este del país. Su esposa le vio por última vez el 21 de ese mes en un Toyota blanco en compañía de dos hombres y con un aspecto muy asustado. Gwanda es corresponsal del principal periódico en suajili de Tanzania, el Mwananchi, que también publica una edición en inglés, The Citizen.  Durante los últimos meses, Gwanda había estado publicando investigaciones sobre una serie de misteriosos asesinatos de policías y funcionarios locales cometidos, según los datos recabados, por motoristas.

 

Durante 2017 RSF designó al periodista ciudadano de Tanzania Maxence Mello como candidato a los Premios a la Libertad de Prensa, que se entregan en noviembre, por la gran labor que desarrolla en la plataforma digital JamiiForums, de la que es fundador y editor. Esta web mantiene actualizada información vital de interés social debido a los escándalos de corrupción que protagonizan varias compañías privadas con vínculos con el gobierno. Maxence Mello protege la identidad de sus colaboradores y fuentes, a pesar de la presión de las autoridades judiciales sobre él, y a la vez exige controles y comprobaciones exhaustivas para asegurar la calidad de las informaciones que publica.