Sudán del Sur

31.12.2017 00:00

 

Puesto 145

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 664.329 km2

Población: 12.230.730  78.736.150  habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: Salva Kiir Mayaardit

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 759

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 32%

Porcentaje de usuarios de Internet: sin datos

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 1 Periodista asesinado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Informar en Sudán del Sur es una tarea llena de dificultades casi insalvables para cualquier periodista, pero sobre todo para los periodistas locales, que se convirtieron en objetivo prioritario de las autoridades desde el inicio de la guerra civil, en diciembre de 2013. Desde entonces ocho periodistas han sido asesinados sin que se haya investigado ningún caso, y otros muchos han sido detenidos, torturados terriblemente y dados por muertos, sin que haya constancia de un número preciso de víctimas. Los medios de comunicación se autocensuran, acaban por cerrar o sus periodistas huyen del país. Los medios sursudaneses acusan al gobierno de utilizar a una compañía china de comunicaciones en internet, ZTE, para bloquear webs y comunicaciones telefónicas.

 

Este año fue asesinado el 26 de agosto el periodista estadounidense Christopher Allen, que trabajaba para The Intependent y Al Jazeera. La muerte se produjo por un disparo en la cabeza durante un enfrentamiento entre el ejército y el grupo rebelde Spla-10 con los que se movía el reportero, identificado con un chaleco de prensa, y que según las autoridades eran "sus colegas", por lo que no se responsabiliza de su muerte ni abrió ninguna investigación.

 

En junio el gobierno anunció que no renovaría los visados a 20 periodistas extranjeros a los que consideraba demasiado críticos e incluso acusaba de contribuir a la violencia que alimenta la guerra civil que vive el país prácticamente desde su independencia, proclamada en 2011. No se mencionaban nombres concretos, pero el anuncio se consideró la renovación de la advertencia general contra la información en Sudán del Sur donde las autoridades no conceden visados a la prensa de 10 países desde comienzos del año 2017 y suspenden la actividad de las oficinas de los medios que no les gustan aleatoriamente, como la de Al Jazera en Juba, que fue cerrada en mayo.

 

En julio fue detenido e incomunicado Adil Faris Mayat, director de la televisión estatal SSBC, sin que su familia y su abogado pudiera saber de él ni de qué se le acusaba. La detención se produjo un día después de que la SSBC no transmitiera en directo el discurso del presidente Salva Kiir, en el sexto aniversario de la independencia. Kiir figura desde el inicio de su mandato en la lista de depredadores de la libertad de prensa de RSF.

 

También en julio fueron bloqueadas dos webs de noticias de las más consultadas del país, Sudan Tribune y la página de Radio Tamazuj, por orden de la Autoridad Nacional de Comunicaciones que las acusó de ser hostiles al gobierno.