Somalia

31.12.2017 00:00

 

Puesto 167

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 637.700 km2

Población: 14.318.000  78.736.150  habitantes

Jefe de Estado: Mohamed Abdullahi Farmaajo Mohamed [desde febrero de 2017 en sustitución de Hassan Sheikh Mohamud]

Presidente del Gobierno: Hassan Ali Khayre [desde marzo de 2017]

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 434

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): sin datos

Porcentaje de usuarios de Internet: 1,9 %

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 4 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Un año más Somalia es el país más mortífero de África para los periodistas. Cuatro informadores fueron asesinados en 2017 mediante bombas o disparos y uno más escapó de milagro de una bomba colocada en su coche. Otro periodista fue secuestrado y torturado salvajemente y varios más fueron detenidos a lo largo del año, en un caso simplemente por hacer una pregunta en una rueda de prensa. Es la realidad de un país que funciona desde hacer cerca de tres décadas en permanente estado de guerra no declarada y división sin ninguna garantía para la seguridad y menos aún para la información. Todos los periodistas asesinados en Somalia son siempre locales. Hace años que los medios internacionales apenas viajan a este país.

 

Todos los asesinatos se produjeron en la segunda mitad del año y dadas las condiciones del país y la ausencia de medios internacionales en la zona se tienen pocos datos de lo sucedido. El 13 de septiembre murió Abdullahi Osman Moalim, que trabajaba para la radio Corka Hiiraan y para la cadena estatal de televisión Jubbaland, a consecuencia de las heridas que sufrió tres días antes en un ataque con bomba en el hotel donde asistía a una rueda de prensa.

 

En octubre murieron dos periodistas en el atentado con una potente bomba en Mogadiscio que mató al menos a 260 personas y destruyó varios edificios. Los periodistas muertos fueron Ali Nur Siad-Ahmed, un cámara freelance que hacía reportajes para la cadena VOA, y Abdullahi Osman Farah, de Radio Mandeeq.

 

En el mismo atentado, que además produjo cientos de heridos, también resultaron heridos gravísimos otros cuatro periodistas: Abdukadir Mohamed Abdulle, de Voice of America; Mohamed Omar Bakay, de Goobjoog Radio, y los freelance Abdiqani Ali Adan y Ahmed Abdi Hadi.

 

Nadie se responsabilizó del atentado, el más mortífero que se recuerda en Somalia, aunque todo apunta a la milicia islamista Al-Shabaab, que está en la lista de depredadores de la libertad de prensa de RSF desde hace años, no solo por sus asesinatos de periodistas sino también por prohibir cualquier clase de información, y la radio y la televisión, en todas las zonas que controla y perseguir sistemáticamente a los periodistas.

 

En diciembre finalmente fue asesinado Mohamed Ibrahim Gaabow, de Kalsan TV.

 

Antes, en febrero, Abdul Malik Muse Oldoon fue detenido en el aeropuerto de Hargeisa, en el noroeste de la región de Somalilandia (autoproclamada república independiente en el noroeste de Somalia), tras ser acusado de cometer actividades “anti-nacionales” y publicar información falsa susceptible de alterar el orden público.

 

El periodista Abdullah Warsame Roble, de Radio Kulmiye / Galgaduud Radio, está encarcelado desde el 31 de marzo por publicar comentarios en Facebook donde criticaba a la administración local.

 

También en marzo, el periodista Abdihamid Mohamed Osman escapó a un atentado contra su persona con una bomba lapa colocada en su vehículo en el distrito de Hamarwayne de Mogadiscio.

 

En abril, el periodista Hanad Ali Guled, de la cadena privada Goodjoob TV, fue secuestrado por dos individuos armados cerca de su casa, en Mogadiscio. Al día siguiente fue encontrado a 30 kilómetrps al sur de la capital gravemente herido después de haber sido torturado e incapaz de articular una palabra. Días antes del secuestro había sido amenazado por sus informaciones en el programa de televisión "Media for Aid".

 

En mayo, el periodista Mohamed Adan Dirir, reportero de la web Horseed Media, en la región de Somalilandia, fue detenido durante diez días después de hacer una pregunta en una rueda de prensa en Hargeisa, la capital de la región.

 

Por último, hay que reseñar que durante todo el año, desde el 5 de marzo, está cerrada y prohibida la emisión para la cadena Universal TV, en la región de Puntlandia, por, supuestamente, haber difundido información falsa.