Serbia

31.12.2018 00:00

 

Puesto 76 

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 87.460 km2

Población:7.022.268 habitantes

Jefe del Estado: Alexandar Vucic

Presidente del Gobierno: Ana Brnabic

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 5.900

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 98%

Porcentaje de usuarios de Internet: 67,1%

 

 

 

En Serbia, aumenta la violencia verbal y física contra periodistas de investigación, en ocasiones desde medios de comunicación afines al Gobierno.

 

Serbia se ha convertido en un país donde ejercer el periodismo puede ser peligroso. Las amenazas contra periodistas llegan incluso desde algunos medios de comunicación cercanos al Gobierno. Es el caso de la periodista Tamara Skrozza, del semanatio Vreme, que fue acusada de “enemiga del estado” por Pink TV, una cadena de televisión cercana al presidente Aleksander Vucic. Una Hajdari, Dragan Janjic, Nikola Radisic y Tatjana Vojtehvski también fueron objeto de insultos y difamaciones.

 

Tampoco se libran de las intimidaciones los informadores extranjeros. En febrero, el periodista belga Philippe Bertinchamps, afincado en Belgrado, fue amenazado con ser expulsado del país por suponer “un obstáculo al orden público y a la seguridad nacional”. Finalmente, a Bertinchamps, casado con una fotoperiodista serbia y padre de una niña de cinco años, le fue concedida una extensión de su permiso de residencia por un año.

 

En junio saltaron todas las alarmas tras la desaparición del periodista de investigación Stefan Cvetkovic, después de que su coche fuera encontrado abandonado con el motor y las luces encendidas. Cvetkovic fue encontrado con vida y en buen estado dos días después. En octubre, el editor de Zif Info, Zeljko Matorcevic, fue herido gravemente de un golpe en la cabeza.

 

Reporteros Sin Fronteras ha hecho un llamamiento a las autoridades serbias a que condenen el alarmante número de amenazas y ataques verbales y físicos contra los periodistas, y que investiguen aquellos casos aún sin resolver.