Mali

31.12.2018 00:00

 

Puesto 115

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 1.240.192 km2

Población: 18.541.980 habitantes

Jefe de Estado: Ibrahim Boubacar Keïta

Presidente del Gobierno: Someylou Boubeye Maiga

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 825

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 33,1%

Porcentaje de usuarios de Internet: 11,1%

 

 

Varios incidentes a lo largo del año contra medios y contra periodistas, siempre provenientes de las áreas de poder, confirmaron un año más que Malí no es un escenario libre y seguro para ejercer el periodismo. El incidente más grave tuvo lugar en noviembre, cuando el editor de una publicación digital fue salvajemente golpeado por los guardaespaldas del responsable, precisamente, de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Malí, que dimitió unos días después.

 

En febrero, fueron secuestrados dos periodistas del digital Mali Actu junto a su director, Salif Diarrah, por cuatro hombres armados y sin orden judicial, que les tuvieron varios días en las instalaciones de Interpol en Bamako, sometidos a interrogatorios. Los periodistas fueron liberados dos días después, pero el director fue retenido varios días más y hasta meses después tuvo que pasar revisiones semanales ante la policía y no recuperó su pasaporte, sus teléfonos y su ordenador. El motivo de las detenciones ilegales fue que Mali Actu había difundido el comunicado de una asociación que pedía la dimisión del ministro de Trabajo, debido a la difusión de un vídeo pornográfico en las redes sociales del que el supuesto protagonista era el ministro.

 

La cobertura de las elecciones presidenciales celebradas en julio registró varios incidentes contra periodistas: durante la campaña, una docena de periodistas de diversos medios fueron perseguidos y acosados por la policía cuando informaban sobre una marcha organizada por la oposición y prohibida por las autoridades, y unos días antes de las elecciones los tres miembros del equipo de TV5 Monde llegados a Malí para cubrirlas fueron detenidos durante varias horas en el aeropuerto y sometidos a un severo interrogatorio.

 

Una vez celebrada la primera vuelta electoral, en agosto, el gobernador de Bamako decidió cerrar y clausurar Radio Renouveau FM, donde se suele hablar de la corrupción del Gobierno y se apoya a la oposición, acusando al responsable de uno de los programas de “incitación al odio y a la revuelta”, todo ello sin solicitar la intervención del órgano regulador de la comunicación, el único competente en Malí sobre los medios.

 

En noviembre, el editor de Malimedias.com, El Hadji Hamidou Touré, fue golpeado, maltratado, amenazado y humillado (le obligaron a beber su propia orina), por los guardaespaldas del coronel Abdoulaye Makalou, que dirigía la Comisión de la Verdad, la Justicia y la Reconciliación de Malí, y que le había convocado en la sede de la Comisión. El propio coronel Makalou le amenazó con matarle si contaba lo que había sucedido. A pesar de esas amenazas, el editor presentó una denuncia ante la gendarmería. Unos días antes, El Hadji Hamidou Touré había publicado en Facebook la notoria falta de resultados de la Comisión, y el coronel insistió en que la cita tuviera lugar en la sede de la Comisión y no en un lugar público. El editor consintió en acudir allí solo si podía ir acompañado de un primo suyo, el cual pudo escuchar cómo se ensañaban con él los guardaespaldas desde una habitación contigua y después observar la gravedad de las heridas causadas. El coronel Makalou dimitió de su puesto unos días después.