Kenia

31.12.2018 00:00

 

Puesto 96

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 582.646 km2

Población: 49.699.862  habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: Uhuru Muigai Kenyatta

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 1.508

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 78%

Porcentaje de usuarios de Internet: 26%

 

 

 

La presión del poder político sobre los medios y los periodistas para controlar la información molesta para el poder ha aumentado a lo largo del año hasta cotas insoportables, que llevaron a un grupo de periodistas del grupo mediático más grande del país a renunciar a sus puestos de trabajo y a otro reportero a sufrir un intento de asesinato, que casi acaba con su vida. Además, la ley reguladora de la información endureció de forma drástica las penas contra la difamación.

 

En febrero, el Gobierno suspendió las emisiones de cuatro canales privados de televisión y una decena de emisoras de radio por desafiar la prohibición de cubrir los actos convocados por el líder de la oposición, Raila Odinga, que se negó a reconocer los resultados de las elecciones presidenciales y programó una toma de posesión presidencial simbólica. El propio presidente amenazó a los medios que se atrevieran a informar sobre esos actos cortándoles la señal. Un tribunal ordenó al Gobierno que se reanudaran las emisiones, pero el ministro del Interior impidió que pudieran hacerlo durante varias semanas dos de los canales de televisión castigados: Citizen TV y el canal comunitario Inooro TV.

 

En marzo, ocho periodistas de Nation Media Group, el mayor grupo de comunicación en Kenia, renunciaron a su trabajo a través de un comunicado titulado Nos negamos a ser silenciados, en el que denunciaron el sometimiento de la empresa a los dictados del Gobierno y su creciente tendencia a violar la libertad de prensa. Fue la culminación de una serie de incidentes que siguieron a la persecución del Gobierno contra los medios que cubrieron las informaciones del opositor Odinga, cosa que no hizo Nation Media Group. La protesta por no cubrir esa información del director del canal de televisión del grupo supuso su despido y posteriormente la renuncia de estos ocho periodistas.

 

En mayo, se promulgó una nueva ley reguladora de la información, que castiga con penas desproporcionadas de cárcel y multas desorbitadas la difusión de noticias falsas y la difamación en Internet.

 

Y en agosto, varios periodistas fueron atacados por informaciones relacionadas con dirigentes políticos. La policía golpeó a un redactor del Daily Nation y le retuvo durante varias horas, cuando informaba sobre un conflicto entre las autoridades locales y una empresa de saneamiento. Unos días antes, un cámara y un fotógrafo del mismo periódico y del canal NTV fueron golpeados y también retenidos por la policía por grabar y fotografiar unas controvertidas obras de construcción de un hotel.

 

Pero, el ataque más grave se produjo en septiembre contra el periodista Barrack Oduor, de Nation Media Group, que sufrió un intento de asesinato, y estuvo a punto de morir, cuando estaba recabando datos sobre el supuesto adulterio del gobernador de la región de Migori. El reportero se citó en un hotel con la joven amante del gobernador y con el asistente de éste, el cual invitó a ambos a discutir el delicado asunto en otro lugar. En el coche al que subieron dos hombres comenzaron a golpearlos. El periodista logró salir del coche y escapar de sus atacantes, pero la joven fue encontrada muerta en un bosque de la zona, dos días después.