Italia

31.12.2017 00:00

 

Puesto 52

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

Superficie: 302.073 km2

Población: 60.600.590 habitantes

Jefe de Estado: Sergio Mattarella

Presidente del Gobierno: Paolo Gentiloni

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 30.674

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 99,2%

Porcentaje usuarios Internet: 61,3%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El grado de violencia contra los reporteros, que incluye intimidaciones verbales o físicas, provocaciones y amenazas, es muy preocupante. Los periodistas padecen presiones de políticos y optan cada vez más por la autocensura. Además, la legislación sanciona la difamación a políticos, magistrados o funcionarios con penas que van de los seis a los nueve años de prisión. Por otro lado, numerosos profesionales de la información, sobre todo en la capital y el sur del país, padecen la presión de las mafias y las organizaciones criminales locales. En 2017, casi 200 periodistas tuvieron que trabajar con protección policial y al menos una decena de ellos lo hace de manera permanente. La mayoría para protegerse de la mafia, el mayor asesino de periodistas en la Europa occidental.

 

En agosto, Paolo Borrometi, periodista de investigación especializado en la cobertura de la mafia italiana, sufrió un robo en su casa, en Roma. Los ladrones se llevaron documentos y un disco duro. El editor del periódico digital La Spia y periodista de la Agenzia Giornalistica Italia había recibido muchas amenazas de muerte vinculadas a su trabajo, por lo que decidió abandonar su Sicilia natal por motivos de seguridad en 2015.

 

A principios de noviembre, dos periodistas de la RAI, Daniele Piervincenzi y Edoardo Anselmi, fueron atacados mientras cubrían los resultados de las elecciones municipales en Ostia, cerca de Roma. El ataque fue perpetrado por el hermano de un presunto jefe de un clan criminal local cuando el equipo trataba de entrevistarlo para conocer su opinión sobre los resultados. La agresión fue recogida por el cámara de la radiotelevisión estatal italiana. El vídeo muestra a Roberto Spada, dueño de un club de boxeo, persiguiendo a los periodistas y agrediéndolos. Además, en las imágenes, se ve al reportero con la nariz rota y la cara cubierta de sangre. Previamente, el agresor se había quejado en Facebook de que alrededor de 30 periodistas habían ido a Ostia en los últimos 10 días para molestar a los residentes locales sobre las elecciones. Al defenderse en Facebook después del ataque, dijo que los periodistas "seguían haciendo las mismas preguntas", aunque no tenía nada que decir, y que su "paciencia tenía un límite”.

 

Ese mismo mes, Luigi Di Maio, el delfín de Beppe Grillo, líder del movimiento Cinco Estrellas, hostigó a tres periodistas en un restaurante en Palermo, a la salida de un mitin. “O los periodistas, o nosotros”, le gritó Maio al dueño del local. Los periodistas decidieron marcharse.