INFORME ANUAL 2018 | ASIA CENTRAL

31.12.2018 00:00

 

Introducción:

Salen de prisión de periodistas encarcelos desde hace décadas

 

Los avances significativos en Uzbekistán no ocultan una región marcada por la persecución, mayoritariamente jurídica, a sus informadores. Las multas impuestas por los tribunales ascienden a cantidades tan elevadas que amenazan la supervivencia de los medios críticos.

 

Uzbekistán mantiene su política de poner en libertad a informadores detenidos de larga duración a raíz de la muerte del presidente Islam Karimov. Pero la salida de la cárcel de Yusuf Ruzimuradov se produjo sin que se investigasen las torturas recibidas en prisión. El país tiene pendiente abordar la situación de los derechos humanos en sus cárceles.

 

Las legislaciones que regulan la difusión de noticias falsas y la difamación son tan severas que han llevado a varios medios y periodistas a ser condenados en Kazajistán, Kirguizistán y Tayikistán con penas de cárcel o elevadísimas multas.

 

El control –o bloqueo– de medios no afines al Gobierno es una constante en la región, donde ha aumentado también el estricto seguimiento de las actividades en internet. Mientras, la sombra de metodologías perversas, como los ingresos en centros psiquiátricos de disidentes, no termina de disiparse. La bloguera Ardak Ashim fue ingresada en uno de ellos en Kazajistán por sus comentarios críticos con las autoridades.

 

Lucía Campoamor

 

 

ASIA CENTRAL