INFORME ANUAL 2017 | ASIA CENTRAL

31.12.2017 00:00

 

Introducción:

Censura y autocensura impiden el despegue del periodismo independiente en Asia Central

 

Pese a su reducido tamaño con respecto a todo el planeta, en Asia Central está encarcelado el 24% de todos los periodistas presos en el mundo. Una realidad en la que destaca Uzbekistán, pese a la puesta en libertad de algunos informadores presos con el nuevo gobierno del presidente Shavkat Mirziyoyev.

 

La libertad de Muhammad Bekjanov, encarcelado desde 1999, no oculta el riesgo que siguen corriendo los periodistas en Uzbekistán. Acusaciones como intentar derrocar al gobierno pueden suponer condenas a elevadas penas de prisión. 

 

El antepenúltimo puesto que ocupa Turkmenistán en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa no es baladí. La prohibición de los medios de criticar al “Padre Protector” recuerda en demasía a la misma prohibición que rige en el penúltimo país de dicha clasificación, Corea del Norte, con el “Líder Supremo”. El riesgo de encarcelamiento mantiene unos niveles de autocensura de los más elevados del mundo.

 

En Kazajistán y Kirguistán, aunque menor, la censura también es una realidad demasiado presente si pensamos en la libertad de prensa. La amenaza de procesos judiciales, que desembocan en prolongados encarcelamientos o elevadas multas, se cierne de manera constante sobre la escasa prensa independiente que queda en estos países.
 

 

ASIA CENTRAL