Hong Kong

31.12.2017 00:00

 

Puesto 73

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 1.108km2

Población: 7.346.700 habitantes

Jefe de Estado: Xi Jinping

Presidente del Gobierno: Carrie Lam [desde julio de 2017]

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 43.681

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 99%

Porcentaje de usuarios de Internet: 85%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La violencia contra la prensa ha disminuido en Hong Kong en los últimos años, pero el control de las autoridades sobre los medios de comunicación sigue creciendo, pese al surgimiento de nuevos medios online y su reconocimiento por parte del gobierno, que les dio en octubre el mismo estatus de la prensa tradicional, permitiendo a sus trabajadores, por ejemplo, acreditarse para ruedas de prensa. Gigantes internacionales como Apple TV demuestran el nivel de censura heredado en la región con su veto al programa China Uncensored.

 

Sin embargo, la censura a la prensa local se hizo latente en julio, cuando las autoridades vetaron a un total de 26 periodistas -de una decena de medios de comunicación- cubrir los eventos presididos por el presidente Xi Jinping para celebrar la unión de Hong Kong y China.

 

En noviembre, el cofundador y editor jefe de Hong Kong Free Press (HKFP), Tom Grundy, denunció las amenazas recibidas contra él, miembros de su familia y trabajadores del medio, creado en 2015 para abordar los temas de la libertad de prensa en la ciudad.

 

Porque la censura ha adoptado diversas formas en los últimos 20 años de pertenencia de Hong Kong a China. Desde la creación de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras, e iniciada en 2002, la región ha descendido 55 puestos. La mayoría de los propietarios de medios de comunicación tienen intereses económicos en China y más de la mitad pertenecen a organismos políticos chinos.  La Autoridad en Comunicaciones, responsable de regular a la prensa, utiliza la renovación de las licencias para garantizar que todos los propietarios de medios entienden la línea editorial requerida.