Filipinas

31.12.2018 00:00

 

Puesto 133

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 298.170 km2

Población: 104.918.090habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: Rodrigo Duterte

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 2.989

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 96,6%

Porcentaje de usuarios de Internet: 55,5%

 

 

 

El proceso judicial contra la web de noticias Rappler y su presidenta, Maria Ressa, ejemplificó el acoso de las autoridades al periodismo independiente, en un país un año más marcado también por asesinatos de profesionales de la información.

 

Edmund Sestoso, locutor de DyGB 91.7 FM en la ciudad de Dumaguete, recibió varios disparos cuando volvía a su domicilio, el 30 de abril, después de emitir su programa Tug-anan sa Power 91 sobre temas locales, incluidos política y conflictos armados. Murió a los pocos días en el hospital.

 

Un mes después, Dennis Denora, editor del periódico local Trends and Times, de la ciudad de Panabo, fue asesinado de la misma manera, por dos individuos en motocicleta que se dieron a la fuga.

 

En julio, Joey Llana recibió 14 disparos en el pecho, según la policía cuando se trasladaba a su trabajo en Radio DwZR de la ciudad de Legazpi. Había recibido amenazas con anterioridad. Su asesinato llevó al portavoz presidencial Harry Roque a asegurar que se investigaría la seguridad de los medios.

 

En noviembre se conoció el proceso iniciado por el Departamento Filipino de Justicia contra la web de noticias Rappler y su presidenta, la periodista Maria Ressa. Las acusaciones de evasión de impuestos podían suponer penas de hasta diez años de cárcel bajo el código penal filipino.

 

La presión judicial a este medio fue el último episodio de una reiterada estrategia de acoso por parte de las autoridades. Ya a principios de año, en enero, la Comisión de Operaciones de Bolsa de Filipinas, le retiró la licencia, y en febrero, el Gobierno prohibió la entrada al palacio presidencial a una de sus corresponsales, Pia Ranada, por “falta de confianza” y porque el presidente estaba “irritado” con ella, según el portavoz presidencial.

 

Además, al presidente Rodrigo Duterte se le atribuye un ejército de dutertards, o ejército de trolls informáticos, en el que se habrían invertido 175.000 euros.

 

Un ataque informático bloqueó, en febrero, la web de noticias independiente Kodao Productions. El ciberataque se producía en medio de una escalada de tensión entre los aliados del presidente Duterte y medios de comunicación de distinta ideología que critican las políticas gubernamentales. Entre ellos, la red de medios católicos, que seguía temiendo el cierre de 54 de sus emisoras por la no renovación de su licencia, bloqueada en el Congreso desde enero de 2017.