Colombia

31.12.2018 00:00

 

Puesto 130

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 1.141.748 km2

Población:36.708.083 habitantes

Jefe de Estado y Presidente del Gobierno: Iván Duque Márquez [desde el 7 de agosto de 2018, en sustitución de Juan Manuel Santos Calderón]

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 6.302

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 94,6%

Porcentaje de usuarios de Internet: 58,1%

 

 

La firma de los históricos acuerdos de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en septiembre de 2016, redujo las tensiones en el país y desató grandes esperanzas. Sin embargo, estos acuerdos no han sido aplicados y el estado de la libertad de prensa sigue siendo preocupante para RSF. Los periodistas colombianos se enfrentan a la amenaza permanente de las “bacrims”, bandas criminales formadas por paramilitares, implicadas en el tráfico de droga, y siguen sufriendo con frecuencia agresiones, amenazas de muerte y secuestros. Los grupos armados, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), intentan acallar a los medios de comunicación alternativos o comunitarios que investigan sus actividades, lo que deja sin cobertura informativa muchas áreas, sobre todo en el mundo rural. Dos periodistas ecuatorianos, junto con su chófer, fueron asesinados en la frontera con su país.

 

Reporteros Sin Fronteras condenó con firmeza el asesinato de un equipo de periodistas del diario ecuatoriano El Comercio, secuestrados el 26 de marzo por un grupo disidente de las FARC, en la frontera entre Ecuador y Colombia.

 

El 12 de abril fueron difundidas fotografías en las que aparecían los cuerpos del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paul Rivas y del chófer, Efraín Segarra. La veracidad de las imágenes fue confirmada por el presidente de Ecuador, Lenin Moreno. Habían sido secuestrados el 26 de marzo por el Frente Oliver Sinisterra FARC-EP, grupo disidente de las FARC. Habían viajado a la provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia, para cubrir choques entre las fuerzas de seguridad y grupos armados, que se han vuelto frecuentes en la zona.

 

Desde que se dio a conocer el secuestro se difundió información contradictoria. El 11 de abril, un comunicado de FARC-EP, afirmaba que los tres habían perdido la vida tras operaciones militares lanzadas por ambos Gobiernos en la zona, y se acusaba a las autoridades de no haber demostrado voluntad de negociar. La información fue desmentida por los Gobiernos de Quito y Bogotá.

 

Varias organizaciones no gubernamentales reconocieron el despliegue gubernamental para encontrar los cuerpos y el trabajo de recuperación, identificación y entrega a sus familias. Sin embargo, lamentaron el mal manejo de la información.

 

En el informe Los periodistas, la pesadilla de la mafia se citaba a Colombia, país castigado por los cárteles de la droga, y donde varios periodistas han sido asesinados por miembros de estas mafias.