Catar

31.12.2017 00:00

 

Puesto 123

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 11.610 km2

Población: 2.569.800 habitantes

Jefe de Estado: [Jeque] Tamim bin Khalifa Al Thani

Presidente del Gobierno: [Jeque] Abdullah bin Nasser bin Khalifa Al Thani

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 59.324

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 97,8%

Porcentaje de usuarios de Internet: 94,3%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

A pesar de que Catar revolucionó el panorama mediático al crear la cadena de noticias Al-Jazeera, el silencio reina cuando se trata de saber lo que sucede en el pequeño emirato. Los periodistas locales tienen un reducido margen de maniobra frente a un arsenal jurídico represivo y un estricto sistema de censura. Al igual que en el resto de países del Golfo Pérsico, periodistas y representantes de la sociedad civil se ven obligados a autocensurarse porque cualquier crítica al gobierno, la familia reinante o el islam están considerados fuera de los límites permitidos.

 

Además, la ley de crimen cibernético, aprobada en septiembre de 2014, supone una amenaza adicional a la libertad de expresión e información, ya que considera como delito la publicación de cualquier “noticia falsa” en internet o cualquier contenido susceptible de socavar los “valores sociales”.

 

Precisamente, Al-Jazeera fue víctima en junio en uno de los principales daños colaterales tras el anuncio de Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Arabes Unidos de romper sus relaciones diplomáticas con Catar. Los gobiernos de la región han exigido al emirato el cierre de la cadena y de otros medios directa o indirectamente apoyados por Catar, como Al-Araby Al-Jadeed y Middle East Eye como una de las 13 condiciones para levantar las sanciones al emirato impulsadas por el régimen saudí.

 

Las autoridades regionales acusan a la cadena de hacer propaganda de grupos terroristas, de apoyar a los rebeldes hutíes en Yemen y de intentar crear división en los países en los que emite. Entre otras medidas, Arabia Saudí y Jordania cerraron las oficinas de Al-Jazeera en sus países.

 

Aunque ha sido criticada en varias ocasiones por su cobertura de las revoluciones árabes y acusada de actuar como portavoz de Catar, Al-Jazeera ha revolucionado el mundo de los medios de comunicación árabes desde su creación, en 1996, aportando un nuevo espacio para todas las tendencias políticas de la región.