Camboya

31.12.2018 00:00

 

Puesto 142

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 181.040 km2

Población: 15.762.370 habitantes

Jefe de Estado: Norodom Sihamoní

Presidente del Gobierno: Hun Sen

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 1.269

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 78,3%

Porcentaje de usuarios de Internet: 25,6%

 

 

El periodismo independiente está en ruinas en Camboya. En estos términos se pronunciaba el informe publicado en febrero por Reporteros Sin Fronteras sobre la situación de la libertad de prensa en el país.

 

Destaca en el cerco a la libertad de información el acoso al periódico Cambodia Daily. Los medios viven una constante amenaza de cierre por el impago de las tasas que reclama el ministerio fiscal. A principios de año las autoridades ordenaron a los proveedores de servicios de internet que bloquearan el acceso oficial al diario.

 

En mayo, un empresario próximo al Gobierno compró el Phnom Penh Post, el último medio independiente que quedaba, también acosado por el Gobierno, que exigía al periódico el pago de elevadas tasas fiscales. Tras la compra se despidió a su editor y varios periodistas relevantes dimitieron.

 

En junio se produjeron nuevas restricciones a la libertad de prensa con las elecciones generales. La Comisión Nacional Electoral elaboró un código de conducta para la cobertura de los comicios que multaba con 7.500 euros las entrevistas en las inmediaciones de los puestos de votación, y la publicación de “ideas propias para sacar conclusiones” o la difusión de noticias que pudiesen “afectar a la estabilidad social y política”, o causar “confusión y pérdida de confianza en el proceso electoral”.

 

En agosto se conoció la sentencia a seis años de cárcel impuesta al australiano James Ricketson, realizador de documentales, detenido desde junio de 2017 por grabar con un dron, y acusado por la fiscalía de ir a Camboya con la “intención de incitar al odio”. Había tenido que ser trasladado de la cárcel al hospital en meses anteriores por su delicado estado de salud, y el 21 de septiembre obtuvo el perdón de las autoridades.

 

Ese mismo mes fueron puestos en libertad Uon Chhin y Yean Sothearin, pero seguían acusados de espionaje.