Birmania

31.12.2018 00:00

 

Puesto 137

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 676.563 km2

Población: 53.370.610habitantes

Jefe de Estado: Win Myint

Presidente del Gobierno: Aung San Suu Kyi

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 1.299

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 93,1%

Porcentaje de usuarios de Internet: 25,1%

 

 

 

La crisis de la comunidad rohingya (minoría musulmana a la que no se le reconoce la nacionalidad birmana) y el juicio a los periodistas de Reuters que intentaron cubrirla el año anterior protagonizaron la lucha por la defensa de la libertad de prensa a lo largo de todo 2018.

 

Wa Lone y Kyaw Soe Oo fueron sentenciados el 3 de septiembre a siete años de cárcel después de que la justicia birmana les hallara culpables de violar la ley de Secretos de Estado por investigar la matanza de civiles de la comunidad rohingya por parte de soldados birmanos en la localidad de Inn Dinn, pese a que el propio Ejército castigó a sus responsables con penas de diez años de prisión. El testimonio del oficial de policía que reconoció haberles dado los documentos clasificados por los que fueron acusados los periodistas fue la única prueba de un caso que tuvo en vilo a la comunidad internacional.

 

Pero el Gobierno, liderado por Aung San Suu Kyi, galardonada con el Premio Nobel de la Paz, se mostró insensible a las presiones internas y externas y continuó su campaña contra los medios de comunicación que abordan la situación de los rohingya. En junio prohibió a Radio Free Asia utilizar el término “rohingyas” para referirse a la comunidad musulmana perseguida en el Estado de Rakhine. Las autoridades pretendían que se utilizase en su lugar la expresión “personas que creen en el islam en el estado de Rakhine”.

 

En agosto Reporteros Sin Fronteras pidió a la red social Facebook más transparencia en su control de contenidos, un año después de que fuera utilizada por militares retirados para difundir propaganda, y por budistas fundamentalistas que la emplearon para propagar odio y hacer exhortaciones al exterminio de los “perros musulmanes”, y otras apelaciones criminales e insultos en referencia a los rohingyas de Rakhine.

 

En septiembre el columnista Ngar Min Swe fue hallado culpable de sedición por haber “escrito comentarios abusivos en Facebook contra Aung San Suu Kyi, líder del Gobierno, que daban una impresión equivocada sobre ella”. Se refería al comentario que había publicado sobre el beso en la mejilla que le dio a Barack Obama en una visita del expresidente estadounidense a Birmania en 2017.

 

RSF pidió en varias ocasiones a Aung San Suu Kyi cambios en la política hacia la prensa. Pero de nuevo en octubre, las autoridades detuvieron a tres periodistas de Eleven Media en aplicación del código penal, que castiga con penas de cárcel la publicación de información que pueda “alarmar o atemorizar al público”. Kyaw Zaw Lin, Nayi Min y Phyo Wai Win fueron puestos en libertad bajo fianza a los pocos días, pero seguían enfrentándose a un proceso judicial únicamente por haber abordado el presupuesto regional del estado de Yangon.