Bielorrusia

31.12.2018 00:00

 

Puesto 155

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2018 de la Libertad de Prensa

Superficie: 207.595 km2

Población: 9.507.875 habitantes

Jefe de Estado: Alexandr Lukashenko

Presidente del Gobierno: Sergey Rumas [desde el 18 de agosto de 2018, en sustitución de Andrei Kobyakov]

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 5.726

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 99,7%

Porcentaje de usuarios de Internet: 71,1%

 

 

En Bielorrusia, aumentan el acoso y los ataques contra informadores por parte del Gobierno.

 

El acoso a periodistas, especialmente a aquellos que trabajan con medios extranjeros, ha alcanzado proporciones inéditas. En 2018 se estrenaba con el bloqueo de la popular web de noticias Charter97, un acto de censura condenado por Reporteros Sin Fronteras y la Unión Europea. El motivo del bloqueo, según el ministerio de Información, es que las noticias publicadas dañaban los intereses nacionales de Bielorrusia. El 2 de febrero, los blogueros Dzmitry Alimkin, Yury Paulavets y Syarhey Shyptsenka fueron condenados a cinco años de libertad condicional tras más de un año de prisión preventiva por criticar al Gobierno.

 

Durante las elecciones municipales del 18 de febrero, varios periodistas y blogueros fueron expulsados de algunos colegios electorales en Minsk durante el recuento de votos, en lo que se podría calificar como un acto de censura. Andrei Kozel, cámara de Belsat TV, fue golpeado y detenido por la policía por negarse a interrumpir su emisión en directo en Facebook.

 

Además, nuevas leyes favorecen una mayor represión contra medios críticos con las autoridades. Por ejemplo, en mayo ya se habían impuesto 48 multas contra informadores por sus actividades. En julio, el periodista independiente Zmitser Halko fue condenado a cuatro años de libertad condicional y trabajos forzados, acusado de usar de la fuerza contra un oficial de policía que entró en su casa en noviembre de 2017. Halko es conocido por su trabajo en Ucrania y por ser muy crítico con el Gobierno bielorruso.

 

Otra periodista bielorrusa que vive exiliada en Polonia, Natallia Radzina, recibió amenazas de muerte por continuar sus publicaciones en Charter97 tras el bloqueo la web. El bloguero Syarhey Pyatrukhin también fue detenido durante días y se enfrenta a tres años de trabajos forzados por describir el trato que recibió cuando fue detenido en febrero. Otros cuatro periodistas fueron detenidos en agosto acusados de acceder a información online de manera ilegal en la web de la agencia gubernamental de noticias BelTA, a pesar de que lo hicieron utilizando sus cuentas de suscriptores.