Bielorrusia

31.12.2017 00:00

 

Puesto 153

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 207.595 km2

Población: 9.507.120 habitantes

Jefe de Estado: Aleksandr Lukashenko

Presidente del Gobierno: Andrei Kobyakov

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 4.986

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 99,7%

Porcentaje de usuarios de Internet: 71%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 3 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El abuso de la legislación para castigar la “producción y/o distribución ilegal de contenido en medios de comunicación” sirvió a lo largo de todo el año para imponer multas y penas de algunos días de prisión a decenas de periodistas que pretendía cubrir las numerosas manifestaciones que tuvieron lugar en Bielorrusia.

 

En febrero, las autoridades detuvieron a más de 250 civiles, entre ellos 31 informadores que cubrían las protestas iniciadas en varias ciudades del país contra un nuevo impuesto de la legislación denominada “parasitismo social”, que obligaba a los parados a especificar el tiempo que llevaban sin trabajar o a pagar una multa. El presidente Alexander Lukashenko suspendió la aplicación de dicho impuesto el 9 de marzo, pero ordenó al Ministerio del Interior tomar “medidas extremadamente severas” contra los “instigadores” de las protestas para restaurar “el orden perfecto”. Entre los periodistas y blogueros detenidos algunos fueron sentenciados a días de cárcel por participar en “manifestaciones no autorizadas” y otros recibieron multas de alrededor de 300 euros.

 

Las nuevas manifestaciones convocadas para protestar contra estas multas administrativas y sentencias de días de cárcel a más de un centenar de civiles produjeron nuevas detenciones y nuevas penas de prisión. Al menos 49 periodistas y blogueros fueron detenidos en las protestas de los días 25 y 26 de marzo. Cinco de ellos fueron acusados de “hooliganismo” y participación en manifestaciones no autorizadas.

 

En julio, las autoridades ampliaron su acoso a la prensa multando a periodistas que trabajaban para medios extranjeros. Kastus Zhukouski fue penalizado con 510 euros de multa por trabajar para un medio de comunicación extranjero sin acreditación del Ministerio de Asuntos Exteriores. Zhukouski, que ha sido multado hasta 17 veces -con más de 5.000 euros en total- era el vigésimo sexto periodista multado al amparo del artículo 22.9 del Código de Ofensas Administrativas que penaliza la “producción y/o distribución ilegal de contenido en medios de comunicación”. Una docena de periodistas de Belsat TV, un canal satélite con base en Polonia, fueron multados bajo esta legislación. El 31 de marzo la policía irrumpió además en su sede confiscando parte de su material.

 

En agosto la justicia bielorrusa empezó un nuevo proceso judicial contra cinco periodistas de Belsat TV -Stanislau Ivashkevich, Ales Silich, Maryya Artsybashava, Katsyaryna Andreyeva y Syarhey Kavalyou-, de nuevo por incumplir el artículo 22.9 del Código de Ofensas Administrativas.

 

En noviembre se supo que las autoridades bielorrusas habían encarcelado e incomunicado más de un mes al periodista ucraniano Pavlo Sharoyko, de Ukrainske Radio. El Comité para la Seguridad del Estado bielorruso le acusaba de espiar para la inteligencia militar ucraniana.

 

De nuevo en diciembre, Anatol Bukas, editor de Borisovskiye Novosti, fue multado con 145 euros por mencionar una manifestación no autorizada, y la web de noticias Belaruski Partyzan bloqueada por orden de las autoridades por supuestas “violaciones sistemáticas de la ley de prensa”.