Alemania

31.12.2017 00:00

 

Puesto 16

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 357.020 km2

Población: 82.667.680 habitantes

Jefe de Estado: Frank-Walter Steinmeier [desde el 22 de marzo de 2017, en sustitución de Joachim Gauck]

Presidente del Gobierno: Angela Merkel

PIB per cápita (US$ a precios actuales): 42.069

Tasa de alfabetización en adultos (mayores de 15 años): 99%

Porcentaje de usuarios de Internet: 89,6%

 

 

 

 

BARÓMETRO 2017

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Pese a ser figurar entre los 20 primeros puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, y de tener iniciativas como el apoyo del Parlamento a la campaña que demanda un representante especial en Naciones Unidas para la seguridad de los periodistas, las mismas autoridades alemanas impulsan iniciativas legislativas que suponen un grave riesgo para la libertad en internet. La elaboración de la denominada “Ley de Facebook” pretendía obligar a plataformas como Facebook, Instagram, Youtube o Twitter a retirar contenidos “claramente ilegales” transcurridas 24 horas de la notificación inicial. La intención original, luchar contra la difusión de mensajes de odio, no impedía que sirviera de paradigma para la censura, tanto en Europa como en regímenes autoritarios. En paralelo, la lucha de RSF contra la agencia de inteligencia extranjera BND para impedir la vigilancia de sus telecomunicaciones obtuvo la primera victoria histórica a finales de año, cuando un tribunal federal de Leipzig restringió por primera vez a la agencia sus actividades de vigilancia.

 

Al estrecho seguimiento de los usuarios de internet que este tipo de legislaciones suponen se suman las denuncias de espionaje de los servicios de espionaje. La revista Der Spiegel informó en febrero de que la agencia alemana de inteligencia, BND, había estado vigilando deliberadamente a periodistas extranjeros, espiando al menos medio centenar de números de teléfono, fax, correos electrónicos de periodistas o sedes de profesionales de la información. Entre los afectados por este escrutinio, profesionales de la BBC en Afganistán y Londres, del New York Times en Afganistán, y teléfonos móviles y satélites de la agencia Reuters en Afganistán, Pakistán y Nigeria.

 

Un mes después, Reporteros Sin Fronteras denunció ante el Tribunal Constitucional alemán el espionaje sufrido por parte de la misma agencia BND. RSF acusó a la inteligencia alemana de haber espiado sus comunicaciones por correo electrónico con socios internacionales y periodistas y otros. En diciembre, RSF llevó el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

 

En agosto el Ministerio del Interior anunció la prohibición de linksunten.indymedia, un portal considerado de extrema izquierda por las autoridades que le acusan de “difundir contenidos criminales y anticonstitucionales”.

 

En diciembre, un tribunal federal de Leipzig falló por primera vez a favor de la sección alemana de Reporteros Sin Fronteras ordenando la limitación del almacenamiento de sus comunicaciones a través del sistema VerAS por parte de la agencia de inteligencia extranjera BND. La batalla judicial, llevada también a finales de diciembre ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, obtenía una victoria histórica después de pasar por varias instancias judiciales para impedir el almacenamiento de las comunicaciones de Reporteros Sin Fronteras, entre otros motivos, fundamental para garantizar la confidencialidad de las fuentes de la organización, a menudo en contacto con profesionales en peligro en regímenes totalitarios.