Turkmenistán

31.12.2015 00:00

 

Puesto 178

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 488.100 km2

Población: 5.307.000 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Gurbanguly Berdymujamédov

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La presión para ejercer el periodismo es tal en Turkmenistán, que este año un periodista ha sido interrogado y amenazado de tal manera que se ha visto obligado a abandonar el ejercicio de la profesión. Las autoridades continúan además utilizando cargos como la posesión ilegal de drogras para acosar a los infomadores, a quienes detienen e incomunican con frecuencia. 
 
En junio, el periodista Osmankuly Hallyev, que ha trabajado para el servicio turcomano de RFE/RL durante muchos años, tuvo que dejar de hacerlo después de ser interrogado y amenazado y cuando varios miembros de su familia perdieron sus puestos de trabajo por causa del informador. 
 
El 7 de julio, el periodista autónomo Saparmamed Nepeskuliev que ha trabajado para el servicio turcomano de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) y la web de noticias Alternative Turkmenistan News (ATN), basada en Holanda, desapareció cerca de la ciudad de Turkmenbashi. El 29 de ese mismo mes se supo que se encontraba recluido en régimen de incomunicación por las autoridades, acusado de estar en posesión de drogas. El periodista cubre normalmente temas de índole social y de infraestructuras en la zona de Turkmenbashi y su pueblo natal, Balkanabat, incluyendo la calidad del agua, el estado de las carreteras y el acceso a la sanidad. En mayo, había publicado un fotorreportaje para RFE/RL acerca de un complejo residencial de lujo para altos funcionarios. Desde que fue detenido los medios gubernamentales libraron una campaña de desprestigio en su contra, dando crédito a los cargos de posesión de drogas y presionando a sus familiares quienes no tienen contacto con él desde su detención, no conocen su ubicación ni tampoco saben a ciencia cierta si ha sido condenado a tres años de prisión o no, pues su abogado tampoco tiene permiso de contactar con él.