Tayikistán

31.12.2016 00:00

 

Puesto 150

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 143.100 km2

Población: 8.481.855 habitantes

Jefe del Estado: Emomali Rahmon

Presidente del Gobierno: Kokhir Rasulzoda

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El referéndum, celebrado en mayo, para aprobar una serie de enmiendas a la Constitución vino precedido del cierre de numerosas webs de noticias independientes y una serie de medidas, entre ellas la intimidación y amenazas a periodistas, que explican la catalogación del país como uno de los más represivos a la libertad de prensa en el mundo.

Con el objetivo de alargar el mandato del Presidente Emomali Rakhmon, la reforma constitucional preveía aumentar la reelección presidencial, limitar las actividades de la oposición y adelantar la edad para presentarse a la presidencia del país (en previsión de la posible candidatura del hijo del Presidente).

 

El 11 de mayo, las autoridades ordenaron el bloqueo de las principales web independientes, entre ellas Asia-Plus, Radio Ozodi y Ozodagon, que habían publicado varios artículos sobre el referéndum, confirmando la práctica habitual de los últimos años de cerrar medios de comunicación con motivo de la celebración de eventos determinantes para el país, como el referendum de mayo.

Varios periodistas denunciaron, también en esas fechas, ser blanco de amenazas y chantajes por parte de los servicios de Inteligencia.

 

Un mes después, el periodista Khikmatullo Sayfullozoda, editor del diario Najot, fue sentenciado a 16 años de cárcel. Sayfullozoda había sido detenido, en septiembre de 2015, junto a varios líderes del partido de la oposición IRPT (Islamic Revival Party of Tajikistan). Su estado de salud se deterioró de manera preocupante en los meses posteriores por falta de tratamiento médico en prisión. Condenado por motivos políticos, Sayfullozoda fue sometido a un estricto régimen carcelario que incluía, entre otros malos tratos, la privación de sueño.