Sudán del Sur

31.12.2016 00:00

 

Puesto 140

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 644.329 km2

Población: 12.339.812 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Salva Kiir Mayaardit

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 1 Periodista asesinado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Un periodista freelance fue asesinado, en junio, y al menos otros dos fueron secuestrados y torturados salvajemente. Varios más fueron detenidos. La situación en el país no para de deteriorarse y la de los periodistas y los medios sigue el mismo camino. El gobierno prohíbe toda cobertura crítica o meramente descriptiva de sus acciones así como entrevistas o informaciones con los grupos rebeldes con los que firmó un acuerdo de paz inoperante porque la guerra continúa. Las detenciones de periodistas y cierres de medios se suceden arbitrariamente y nunca se investigan los asesinatos ni secuestros. Siete periodistas han sido asesinados desde que se creó el país, en 2011, y al menos cinco medios de comunicación se han cerrado. Por ello, su presidente, Salva Kiir, está en la lista de depredadores de la libertad de información de RSF desde que comenzó su mandato, hace cinco años.

 

El asesinato del reportero freelance Isaac Vuni se produjo muy probablemente en junio, inmediatamente ¿después? de ser secuestrado junto a su hermano Andruga, en la casa familiar, por un grupo de uniformados, según testigos. Llevaban el uniforme del grupo de guardaespaldas del presidente Salva Kiir. Pero su cadáver apareció cuatro meses después, en septiembre, en una granja de las afueras de Kerepi, en la frontera con Uganda. Su hermano aún no ha sido encontrado. Vuni escribía para el Sudan Tribune y había sido detenido y torturado en repetidas ocasiones en los últimos cuatro años, por sus informaciones denunciando escándalos y corrupciones del gobierno.

 

El 11 de julio, fue asesinado otro periodista en el hotel Terrain de Juba. La víctima fue el coordinador de Radio Naath FM, John Gatluak Manguet Nhial, pero posiblemente fue por causas raciales, por pertenecer al grupo étnico Nuer.

 

Un caso especialmente grave de violencia contra los periodistas fue el de Joseph Afandi, del periódico Al-Tabeer, que fue detenido, en enero, en Juba, la capital, después de publicar un artículo en el que se recogía información sobre el comportamiento del partido gobernante en la guerra civil que asola el país desde 2013, prácticamente desde su creación. El periódico dejó de publicarse tras su detención y seis semanas después, seguía incomunicado, sin asistencia legal, ni médica, ni acusación, RSF denunció la situación exigiendo su libertad inmediata. Afandi fue liberado el 16 de febrero sin que se le acusara de nada. Sin embargo, dos semanas después, en marzo, fue secuestrado por unos desconocidos que viajaban en un coche sin placas y salvajemente torturado. Lo encontraron cuatro días después apaleado y con graves quemaduras cerca del cementerio de la capital desde donde lo llevaron al hospital.

 

En julio, fue detenido por las fuerzas de seguridad Alfred Taban junto a la editora Ana Namiriano, del periódico Juba Monitor. Ella fue liberada tras declarar, pero Taban siguió incomunicado sin acusación durante 13 días. La detención fue una represalia por una columna de unos días antes titulada "Hablemos" en la que se pedía al presidente el cumplimiento de los acuerdos de paz.

 

En octubre, fue secuestrado y torturado durante tres días el reportero del diario árabe Al-Maugif, Malek Bol, y abandonado, el 10 de octubre, junto al cementerio de Juba. Los secuestradores durante las palizas insistían en que había maltratado al presidente con sus escritos. Bol fue llevado al hospital. Tenía varios huesos rotos y quemaduras en brazos y piernas, igual que pasó con Afandi.