Rusia

31.12.2015 00:00

 

Puesto 152

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 17.098.242 km2

Población: 142.470.000 habitantes

Jefe del Estado: Vladimir Putin

Presidente del Gobierno: Dmitry Medvedev

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 2 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La libertad de información en Rusia siguió padeciendo la persecución judicial y policial por parte del Gobierno, que no dudó en utilizar fuerzas de élite para doblegar a algún medio, como ocurrió en la recién anexionada península de Crimea, víctima directa del conflicto mediático y político entre Rusia y Ucrania. Igualmente, el Gobierno continuó su acoso y persecución a las ONGs que reciben fondos y donaciones de fuera de Rusia a las que tilda de “agentes extranjeros”.
 
Los periodistas, y en algunos casos sus familiares, se vieron amenazados, detenidos y/o investigados por parte de las autoridades, sobre todo en Crimea. La situación de la libertad de información en Rusia se agrava por la impunidad en que se realizan los ataques a la prensa. Varios casos judiciales en los que han sido amenazados o asesinados periodistas continúan sin ser investigados. 
 
Las autoridades también cerraron canales de televisión independientes que emitían en abierto, negándose a cumplir con licencias de emisión ya concedidas en algunos casos, y el Gobierno llegó a amenazar con bloquear el acceso a webs, como Wikipedia, en alguna ocasión. Aunque en 2015 no hubo periodistas muertos, Rusia cerró el año con dos periodistas encarcelados: Aleksander Tolmachev, de Upolnomochen Zayavit’ y Pro Rostov, en prisión desde 2011, y Sergei Reznik desde 2013.
 
En enero, Sergei Reznik, un periodista y bloguero de la ciudad de Rostov-en-el-Don, encarcelado desde noviembre 2013, y que iba a ser puesto en libertad en mayo, tras cumplir una sentencia de 18 meses, vio su sentencia ampliada a tres años por petición de la fiscalía. El periodista tendrá que pasar 21 meses más en prisión. Reznik, que fue acusado de insultar a un representante estatal y levantar una declaración falsa, también se enfrenta a la prohibición de trabajar como periodista durante dos años cuando salga en libertad. El informador ha sido un blanco para las élites de la ciudad por escribir constantemente de su presunta corrupción. Otro periodista de la misma ciudad, Aleksandr Tolmachev, ha estado encarcelado desde diciembre 2011, acusado de querer extorsionar por dinero a un hombre de negocios. 
 
Miembros armados y enmascarados del cuerpo de élite OMON, parte del Ministerio del Interior ruso, allanaron la estación independiente de televisión ATR, en Simferopol (Crimea), interrumpiendo la programación durante la mayor parte del día. Los investigadores capturaron los servidores y desconectaron el acceso a Internet para evitar que se emitiera la redada de la televisión en directo. El personal de la estación fue obligado a mantenerse en el edificio sin poder trabajar. La emisión del canal perteneciente a la minoría tártara fue restaurada por la noche. Las autoridades dijeron que la redada buscaba las grabaciones de los enfrentamientos entre manifestantes a favor y en contra de la anexión de Crimea por parte de Rusia, en febrero 2014, en las que murieron dos personas. El 30 de enero, el ministerio de Justicia añadió el nombre de la ONG ‘Instituto para el desarrollo de la prensa siberiana’ a la lista de “agentes extranjeros” del ministerio. 
 
Después de 25 años en el aire, el 8 de febrero, la cadena de televisión independiente de Siberia, TV-2, dejó de emitir su señal por cable cuando Roskomnadzor, la agencia federal de comunicaciones, canceló la licencia que había sido extendida inicialmente hasta 2025, atribuyendo ésta a un “error técnico”. El canal dejó de emitir su señal en abierto, el 1 de enero, y por el momento sigue emitiéndose por Internet. La red de telecomunicaciones estatal RTRS, que tiene el monopolio de transmisión en abierto, rescindió el contrato con TV-2, en noviembre 2014, por supuestamente haber contravenido un acuerdo. El canal está apelando estas decisiones, pero, aunque ganase la apelación, no recuperaría su frecuencia pues ésta ha sido otorgada a un emisor estatal. 
 
El Ministerio de Justicia concluyó, en febrero, que el Centro para la Defensa de los Derechos de los Medios, se financiaba desde el extranjero y que sus actividades son “políticas”. Esto hace que, a ojos de la justicia rusa,  pueda ser declarado “agente extranjero” en cualquier momento. Ubicada en la ciudad de Voronezh, el Centro es una de las ONGs líder del país, especializándose en asistir a medios de noticias en dificultades, preparando cada año unos 100 casos judiciales en defensa de periodistas. Ha trabajado con más de 1.100 medios rusos desde su creación, en 1996. Si el Ministerio añade su nombre a la lista de 41 ‘agentes extranjeros’ la ONG tendrá que pagar una multa de unos 7.000 euros por no registrarse voluntariamente.
 
En marzo, la periodista independiente Natalia Kokorina, fue detenida en la capital de Crimea, Simferopol, después de haber sido convocada a casa de sus padres mientras que miembros del Servicio Federal de Seguridad (FSB) la registraban, aunque no se sabe el motivo de su detención. Kokorina trabaja para el Centro de Periodismo de Investigación, uno de los pocos medios críticos con la anexión de la península por parte de Rusia que aún operan en Crimea. La casa de los padres de la periodista Anna Andrievskaya, quien ya no reside en Crimea, también fue registrada el mismo día.
 
En julio, un juzgado de Sochi condenó a Anna Gritsevich, reportera de la web de noticias Kavkasky Uzel, por no obedecer las instrucciones de un policía mientras grababa una manifestación en contra de el vertido ilegal de escombros, el 29 de junio, en el pueblo de Chereshnya. 
 
El día 9 de ese mismo mes, se cumplieron dos años desde que el periodista Akhmednabi Akhmednabiyev, subdirector del periódico independiente Novoye Delo, y reportero del portal de noticias Caucasian Knot, fuera asesinado al dirigirse a su trabajo en la ciudad de Makhachkala, en Dagestán, sin que ni los autores ni los instigadores hayan sido puestos a disposición judicial. El comité a cargo de la investigación ha sido suspendido en varias ocasiones desde entonces. El periodista había recibido numerosas amenazas de muerte y había sobrevivido a un atentado contra su vida en enero 2013.
 
En agosto, Rusia amenazó con cerrar el acceso a la web Wikipedia a raíz de un artículo que trataba de un tipo de cánnabis proveniente de la India. La agencia rusa de vigilancia de las telecomunicaciones, Roskomnadzor, ordenó a los proveedores de Internet que bloquearan el acceso a la web de la enciclopedia después de que un juzgado de Cherny Yar - cerca de la ciudad de Astrakán- decretara, el 25 de junio, que el artículo en cuestión era ilegal pues contravenía la ley que prohíbe la “propaganda a favor de las substancias narcóticas y psicotrópicas”, y por tanto debería ser bloqueada.