Ruanda

31.12.2015 00:00

 

Puesto 161

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 26.340 km2

Población: 11.340.000 habitantes

Jefe del Estado: Paul Kagame

Presidente del Gobierno: Anastase Murekezi

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El gobierno ruandés del Presidente Kagame sigue cubriendo con un manto de oscuridad y tergiversación todo lo relacionado con el genocidio que asoló el país 26 años atrás y utilizando la acusación de "negar el genocidio" o buscar "la división entre ruandeses" como un comodín capaz de silenciar las críticas o informaciones que no le convengan. Cualquier mención étnica en referencia a los sucesos del genocidio de 1994 es considerada en Ruanda como un delito. 
 
En febrero, fue condenado a 25 años de cárcel el periodista Cassien Ntamuhanga, que dirige la emisora religiosa Amazing Grace. La condena la dictó un tribunal de Kigali, que le declaró culpable de conspiración contra el Gobierno, de pertenecer a una banda criminal y ser cómplice de actos terroristas. En el mismo juicio fueron condenadas otras dos personas. Hasta su detención, en abril de 2014, Ntamuhanga nunca había tenido problemas con las autoridades. El periodista denunció durante el juicio haber sido detenido ilegalmente y haber confesado bajo tortura. 
 
Y durante todo el año continuó el enfrentamiento del Gobierno con la BBC, cuyas emisiones se prohíben de forma intermitente, a raíz del documental de la cadena británica titulado "Ruanda: la historia no contada". Una comisión de investigación acusó en marzo a la BBC de negar el genocidio de 1994, incitar al odio y la división entre ruandeses y abusar de la libertad de prensa después de conocer el documental, elaborado el año anterior con motivo de los 25 años del genocidio. La comisión recomendó al Gobierno prohibir su emisión y demandar a la cadena. Las autoridades ruandesas ya suspendieron en octubre del 2014 las emisiones de la BBC en Kinyarwanda y la emisora teme que se ponga fin también a sus emisiones en swahili y en inglés.