República Democrática del Congo

31.12.2015 00:00

 

Puesto 150

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 2.344.860 km2

Población: 74.880.000 habitantes

Jefe del Estado: Joseph Kabila

Presidente del Gobierno: Augustin Matata Ponyo

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 1 Periodista asesinado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Docenas de periodistas son agredidos o reciben amenazas de todo tipo en cuanto publican cualquier información que moleste a las autoridades locales, estatales o gremiales, a un jefe de policía o a un hacendado de cualquier región de la República Democrática del Congo. El Gobierno practica la censura con profusión y el clima de impunidad sobre la violencia que se practica sobre los periodistas propicia el aumento de la misma sin que se tomen medidas que les protejan. Este año fue asesinado un periodista mientras continúan impunes los de otros dos, realizados en años anteriores.
 
En abril, fue asesinado brutalmente el periodista Soleil Balanga, de Radio Monkoto, en la provincia de Equateur. El atacante, hijo del supervisor del Hospital General de Monkoto, degolló al periodista cuando volvía a su casa, después de haber escuchado en la radio la información de que su padre había sido sustituido por otro médico. Matar al mensajero en la República Democrática del Congo, o amenazarle, se ha convertido en una costumbre prácticamente tolerada ya que los delitos violentos contra los periodistas no se investigan ni se persiguen, ni por los jueces ni por la policía. 
 
En noviembre, también resultó herido por disparos de la policía el reportero de Radio Sauti ya M'kaaji, Mussa Kabala, cuando cubría una manifestación en Maniema en protesta por la gestión de la sanidad en la región. La policía dispersó a tiros a los manifestantes y el periodista resultó herido en el brazo. Otro periodista de radio Mendeleo fue detenido en la misma manifestación. 
 
En enero, el Gobierno apagó Internet en Kinshasa tras las manifestaciones de protesta por la nueva ley electoral en las que murieron varias personas. Durante las manifestaciones, un cámara de Télé Kin fue agredido por la policía mientras grababa cómo ésta disparaba munición real para dispersar a los manifestantes. También fueron cortadas varios días las señales de Télé Kin y de la Radio Televisión Católica Elikya.
 
En marzo, fue detenido durante varios días el reportero de Antenne A Erick Izami por agentes de la Agencia Nacional de Inteligencia, mientas cubría una rueda de prensa en Kinshasa, en la que también fueron detenidos un fotógrafo de France-Presse, dos periodistas de la BBC y una reportera de la cadena belga RTBF, aunque éstos fueron puestos en libertad horas después, y varios de los convocantes. La rueda de prensa fue convocada por activistas de derechos humanos de Senegal y Burkina Faso reconocidos como protagonistas en la transición democrática de esos países, pero a los que el portavoz del gobierno congoleño señaló como instructores militares de insurrecciones. 
 
También en marzo, fue desmantelada en Goma la cadena privada de televisión Mishapi Voice TV, por orden de las autoridades de telecomunicación que dijeron que sus emisiones perturbaban el tráfico aéreo sin que se hubiera formulado ninguna denuncia, ni investigación judicial ni se asignara a la cadena otras frecuencias. El propietario de Mishapi Voice TV mantiene una batalla legal con funcionarios provinciales sobre otra empresa que dirigía, por lo que considera que el cierre de la cadena es una represalia, ya que la Agencia de Telecomunicaciones le exigió después 25.000 dólares por otra frecuencia.
 
En junio, al cumplirse el aniversario del asesinato del reportero de radio Okapi, Serge Maheshe, los periodistas de la región de Sud-Kivu organizaron una marcha para pedir protección a las autoridades y denunciar el elevado nivel de violencia al que están expuestos. Los periodistas denunciaron las amenazas que sufren continuamente y la impunidad sobre los asesinatos de informadores, sin investigaciones ni tutela judicial efectiva tanto en el caso de Serge Maheshe, asesinado el año anterior, como en el de Didace Namujimbo, también de radio Okapi, que fue asesinado en 2009. Los autores del asesinato escaparon de la prisión y jamás han sido juzgados.