Reino Unido

31.12.2015 00:00

 

Puesto 34

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 243.305 km2

Población: 64.510.000 habitantes

Jefe del Estado: Isabel II

Presidente del Gobierno: David Cameron

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La vigilancia en Internet lleva tiempo siendo una preocupación mundial, bien por las iniciativas gubernamentales, bien por las empreas privadas que en muchos casos prestan sus servicios a las primeras. 
 
En el Reino Unido la libertad de prensa recibió un duro golpe por parte del gobierno británico cuando se reveló que la Agencia Británica de Inteligencia de Señales, General Communications Headquarters (GCHQ), describía a los periodistas como “una amenaza en potencia” y había interceptado, durante un breve ejercicio de seguridad, en 2008, 70.000 correos, entre los que se encontraban los de varios periodistas, que estuvieron visibles durante diez minutos y que pudieron haber sido leídos por cualquier empleado con autorización dentro de la agencia. 
 
El 20 de enero, el periódico The Guardian publicó un artículo en el que revelaba que la (GCHQ), describía a los periodistas como “una amenaza en potencia” en los documentos en poder de Edward Snowden. El periódico también señalaba que los correos electrónicos de muchos periodistas se encontraban entre los 70.000 correos interceptados durante un breve ejercicio de seguridad en 2008. Aquella actuación, de 10 minutos de duración, interceptó correos de periodistas de Le Monde, The Guardian, The New York Times, The Sun, NBC y The Washington Post entre otros, y cualquier empleado del GCHQ con autorización podría haberlos leído en la intranet de la agencia.
 
Por otra parte, los responsables de la OCDE para el Reino Unido publicaron sus conclusiones sobre la empresa anglo-alemana Gamma International, proveedora de tecnología de vigilancia en Internet. Varios grupos de defensa de los derechos humanos había presentado quejas por las actividades de esta empresa, denunciadas finalmente por la OCDE.
 
El organismo dictó que la empresa había infringido sus obligaciones referentes a los derechos humanos con productos como el FinFischer, que tildó de ser un ‘troyano estatal’ e instó a la empresa, y a otras compañías afiliadas a esta corporación, a implementar los estándares efectivos de derechos humanos. El organismo también acusó a Gamma International de no poner en marcha un proceso de debida diligencia, de no comprometerse con ninguna de las normas vinculantes para la observancia de los derechos humanos, y de no haber cooperado con el PNC lo suficiente pues, aun a pesar de la abrumadora evidencia de fácil acceso público, la empresa se negó a ofrecer información referente a la venta de tecnología FinFischer a Bahréin. 
 
Gamma International ha sido denunciada por RSF, en sus diferentes informes de “Enemigos de Internet”, como una de las empresas que venden software de doble tecnología a países autoritarios o con dictaduras que permiten controlar, detener y torturar a periodistas.