Omán

31.12.2015 00:00

 

Puesto 127

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 309.500 km2

Población: 4.236.000 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Qaboos bin Said Al Said

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 1 Internauta y periodista ciudadano encarcelado
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 
La frecuencia con la que los blogueros y los usuarios de las redes sociales son detenidos y condenados en el sultanato de Omán refleja el lamentable estado de la libertad de información y expresión online en el país. Los ciber-activistas que proporcionan información a los usuarios de internet se exponen a ser detenidos, permanecer incomunicados y a largas penas de prisión por cargos como “insultar al emir” o “incitar a protestas ilegales y disturbios”. 
 
El célebre bloguero Muawiya Al-Rawahi estuvo retenido durante una semana por las fuerzas de seguridad, en febrero. Tras su puesta en libertad, fue detenido de nuevo por las autoridades de Emiratos Árabes Unidos cuando trataba de entrar en el país vecino en su coche. Rawahi, que había sido detenido varias veces desde las protestas contra el Gobierno, en 2011, es conocido por utilizar su blog y las redes sociales para criticar al régimen y pedir reformas.
 
Otro activista online, Taleb Saedi, se encuentra desaparecido desde su detención, el 23 de marzo, para ser interrogado. Conocido por sus artículos críticos con el Gobierno, sus continuos llamamientos para las reformas políticas y sociales en las redes sociales, y por defender a los activistas en poder de las fuerzas de seguridad, había sido detenido previamente, en julio de 2014, por hacer un llamamiento a una manifestación pacífica en solidaridad con el pueblo palestino. 
 
Saeed Jaddad, bloguero y activista de derechos humanos que tiene prohibido publicar en los medios de Omán, fue sentenciado a un año de prisión y una multa de 1.000 riales (el equivalente a 2.400 euros) por un tribunal de Salalah, en la provincia de Dhofar, el 31 de marzo. Su abogado dijo que había sido condenado por comparar, en un blog, las protestas Dhofar, de 2011, con las de Hong Kong, en 2014. Tres semanas antes, un tribunal de la capital le había condenado a tres años de prisión y a pagar una multa de 1.700 riales (unos 4.800 euros) por los cargos de “socavar el prestigio del Estado, incitar a las protestas y utilizar los medios sociales para difundir información susceptible de provocar disturbios públicos”. Encarcelado desde que fue detenido en su casa de Salalah, el 21 de enero, Jaddad llevaba años siendo un objetivo del Gobierno por su activismo durante las protestas de 2011. Con frecuencia había sido detenido y después puesto en libertad bajo fianza.