Níger

08.12.2015 12:48

 

Puesto 47

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 1.267.000 km2

Población: 19.110.000 habitantes

Jefe del Estado: Issoufou

Presidente del Gobierno: Brigi Ra ni

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La situación de la libertad de información en Níger, tras lograr considerables avances en los últimos años, es descrita como desastrosa por los periodistas del país, no solo por la violencia y las detenciones que sufren bajo el mandato del Presidente Issoufou, sino también por el proceso de control de los grandes medios desde el poder, que está teniendo consecuencias desastrosas. La oficina del Presidente está financiando periódicos y canales de televisión para que difundan sus comunicados y silencien lo que no interesa al poder.
 
En enero, la policía irrumpió en la sede de cuatro medios de comunicación y atacó directamente al menos a 8 periodistas mientras se desarrollaba en Niamey, la capital, la manifestación de rechazo por los atentados contra la revista Charlie Hebdo organizada por la oposición. Sólo una semana antes, el Presidente Mahamadou Issoufou había asistido en París a la manifestación en la que se condenó la violencia contra los periodistas. El día de la manifestación la policía irrumpió en la sede de Radio Télévision Ténéré y cortó las emisiones agrediendo a su personal. Una redada similar se realizó en el grupo de medios Dounia y en la sede de Bonférey, un grupo de medios crítico con el Gobierno, donde la policía agredió a un productor y un reportero y les detuvo varias horas. Durante la manifestación la policía agredió a periodistas de varios canales privados de radio y televisión.
 
En noviembre, cinco periodistas fueron detenidos, algunos durante varios días, otros durante algunas horas, todos ellos en relación con la cobertura de informaciones sobre la oposición. Souleymane Salha, editor del semanario Le Courrier, estuvo varios días detenido en dependencias policiales por la  publicación de un artículo sobre la detención del líder de la oposición unos días antes. Los otros cuatro periodistas detenidos, todos de canales privados de televisión, sólo intentaban cubrir las manifestaciones de apoyo al líder opositor detenido. La policía les confiscó sus teléfonos y equipos de trabajo.