Malasia

31.12.2016 00:00

 

Puesto 146

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 330.252 km2

Población: 30.331.007 habitantes

Jefe del Estado: Tuanku Abdul Halim Shah Mu’adzam

Presidente del Gobierno:  Datuk Seri Ahmad Zahid Hamidi

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El intento del Gobierno de endurecer la Ley de Secretos de Estado, a principios de año, recrudecía una realidad legal que ya de por sí lleva años asfixiando a la libertad de información y expresión en Malasia. A las ya estrictas leyes de sedición y de comunicación, el ejecutivo pretendía añadir penas de prisión, cadena perpetua incluida, para aquellos periodistas que se negaran a citar a sus fuentes, si ello era considerado una amenaza para la seguridad nacional.

 

 

Una iniciativa desatada tras la publicación de una serie de escándalos que relacionaban al Primer Ministro en casos de corrupción. Y es que el Gobierno de Malasia recurre de manera creciente a la censura ante los continuos escándalos políticos. Más adelante, en marzo, las autoridades detuvieron a dos periodistas australianos, el reportero Linton Besser y el operador de cámara Louie Eroglu, que trabajan para la televisión australiana ​​ABC, por intentar acercarse al Primer Ministro. Ambos fueron tratados como si hubieran cometido un acto de Lesa Majestad.

 

 

También el diario digital The Malaysian Insider, propiedad de Edge Media Group, anunció ese mismo mes su cierre por la pérdida de ingresos causada por la decisión del Gobierno de bloquearlo. Las autoridades obligaron a la web a publicar obligatoriamente un aviso a los lectores del bloqueo impuesto al medio por violar la Sección 233 de la Ley de Comunicaciones y Multimedia de 1998, que penaliza "el uso indebido de los servicios de red". La Comisión de Comunicaciones y Multimedia de Malasia explicó en un comunicado que bloqueaba al medio por "las quejas y la información recibida por parte del público".

 

 

Finalmente, en diciembre, de nuevo la ley de Sedición volvió a ser la excusa para acosar al célebre humorista gráfico Anwar Zulkifli Ulhaque, más conocido como Zunar, perseguido desde hace años por las autoridades, que le han detenido en varias ocasiones y confiscado sus publicaciones. El 17 de diciembre de 2016, la policía irrumpió en un acto que había organizado en Kuala Lumpur, para recaudar fondos con el fin de compensar las pérdidas derivadas de la incautación de 20 de sus viñetas el mes anterior. Según Zunar, fue trasladado a la comisaría, donde la policía abrió una investigación formal acusándole de violar el artículo 124 del código penal: poner en peligro la democracia parlamentaria.