Líbano

31.12.2015 00:00

 

Puesto 98

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 10.400 km2

Población: 4.467.000 habitantes

Jefe del Estado: vacante

Presidente del Gobierno: Tammam Salam

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 
La violencia empleada por las fuerzas de seguridad contra los profesionales de los medios de comunicación en las manifestaciones contra el Gobierno, en julio y agosto, y el proceso judicial a una periodista en el Tribunal Especial para el Líbano (TEL) - establecido en 2007 por la ONU a petición de Líbano para investigar y juzgar a los responsables del atentado en Beirut que costó la vida al entonces Presidente Rafik Hariri- pusieron de manifiesto las dificultades a las que se enfrentan los periodistas cuando tratan de informar de ciertos temas críticos con el Gobierno u otras autoridades del país.
 
En agosto y septiembre, las fuerzas de seguridad agredieron a varios periodistas y profesionales de la información que cubrían las protestas originadas por la crisis de la recolección de basuras. Los periodistas que informaron de la ocupación del Ministerio de Sanidad, el 1 de septiembre, fueron expulsados por la policía, que empleó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, que culpaban al Ministro de la crisis. Los informadores que quedaron dentro del edificio fueron agredidos por los agentes, quienes les confiscaron también sus equipos de trabajo. Foutoun Raad, reportera de LBCI TV, que estaba en el interior del Ministerio, junto a 15 manifestantes, fue amenazada y agredida por un policía que la obligó a salir del edificio. En el reportaje que grabó posteriormente, ya fuera del Ministerio, aseguró que tuvo que seguir emitiendo con su móvil porque le habían cortado el cable de transmisión.
 
El 28 de septiembre, la periodista libanesa Karma Khayat, directora adjunta y vicepresidenta de la junta directiva de la cadena Al-Jadeed, fue condenada a una multa de 10.000 euros por no retirar de la web de la cadena y del canal de Youtube sus reportajes sobre el asesinato del exprimer ministro Rafik Hariri, tal y como le había solicitado el Tribunal Especial para el Líbano (TEL), el 7 de agosto de 2012. Una semana antes, este tribunal internacional había declarado a la periodista culpable de “desacato y obstrucción de la justicia”, acusaciones que podrían haberle conllevado la pena de siete años de cárcel y 100.000 euros de multa. El tribunal también acusaba a la periodista y a la cadena de poner en peligro a los testigos, supuestamente confidenciales, al grabarlos para un reportaje. Ambos han sido absueltos de este cargo. La periodista defendió en todas sus comparecencias que el objetivo de estos reportajes era llamar la atención sobre los problemas del TEL y que no puso en peligro a los supuestos testigos porque sus nombres y sus rostros fueron pixelados en las imágenes de vídeo. Es la primera vez que un canal de televisión ha sido objeto de un proceso judicial en un tribunal internacional.