Japón

31.12.2016 00:00

 

Puesto 72

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 377.915 km2

Población: 126.958.472 habitantes

Jefe del Estado: Akihito

Presidente del Gobierno: Shinzo Abe

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La administración del Primer Ministro, Shinzo Abe, en el gobierno desde 2013, lleva tiempo siendo responsable del declive de la situación de la libertad de prensa en Japón. Sus amenazas constantes a los periodistas se suman a los despidos de personal en los medios de comunicación y a la autocensura, creciente en el país.

 

 

En febrero, la ministra de Comunicación, Sanae Takaichi, amenazó con cerrar dos canales si continuaban publicando “informaciones políticas sesgadas”. Pese a retirar su amenaza al día siguiente, la ministra recordó a la prensa la legislación vigente que permite al ministerio de Comunicación, mediante el artículo 76 de la Ley de Radiodifusión, ordenar el cierre de medios sin orden judicial previa si considera que ha habido “distorsión” en la difusión de informaciones.

 

 

Dos meses después, en abril, la presión gubernamental al canal público NHK y a su presentadora, Hiroko Kuniya, terminó con el despido de ésta por su entrevista, en 2014, al jefe de gabinete Yoshihide Suga.

 

 

 

También otros periodistas vieron terminados sus contratos, caso de Shigetada Kishii, de Mainichi News, tras criticar la Ley de Seguridad propuesta a finales de 2015, o  de Ichiro Furutachi, presentador del programa de TV Asahi, “Hodo Station”, conocido por sus críticas al Gobierno.

 

 

Finalmente la denuncia, en octubre, del periodista británico Jon Mitchell, puso a Japón en el punto de mira de países donde diversos civiles, entre ellos periodistas, corren el riesgo de ser espiados. Mitchel sacó a la luz, haciendo uso de la Ley de Libertad de Información estadounidense, documentos internos de la División de Investigación Criminal de la unidad de marines estadounidenses con sede en Okinawa. Bajo el título de “boletines de Inteligencia”, los documentos detallaban el seguimiento, durante los meses de mayo, junio y julio, a varias personalidades de la sociedad civil, entre ellos miembros de ONG  periodistas, en gran parte relacionados con la denuncia del impacto medioambiental de la base estadounidense en la isla de Okinawa.