India

31.12.2015 00:00

 

Puesto 136

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 3.287.260 km2

Población: 1.252.000.000 habitantes

Jefe del Estado: Pranab Mukherjee

Presidente del Gobierno: Narendra Modi

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 5 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Cubrir temas sensibles, ya sean religiosos, políticos, relacionados con el crimen organizado o la corrupción, sigue constituyendo un grave riesgo para el ejercicio del periodismo en la India, país en el que desde hace años resulta peligroso criticar al Islam o investigar las actividades de los gobernantes o mafias locales. Diversos grupos amenazan y llegan incluso a atacar a periodistas y blogueros con la connivencia de las autoridades, cuya inactividad al respecto alienta este tipo de ataques. Reporteros Sin Fronteras lleva tiempo reclamando un plan de protección a periodistas. 
 
En junio, el periodista Jagendra Singh murió como consecuencia de las quemaduras en más de un 60% de su cuerpo producidas durante una redada policial en su casa de Shahjahanpur, del estado de Uttar Pradesh. El periodista acusó a la policía antes de morir en el hospital, de prenderle fuego deliberadamente durante la redada, una versión confirmada por sus familiares y otros testigos. Jagendra Singh, acusó al gobernador del Estado, Ram Murti Verma, de someterle a él y a su familia al “reino del terror” por sus investigaciones y comentarios sobre él.
 
Ese mismo mes Sandeep Kothari fue secuestrado en una carretera del estado de Madhya Pradesh y hallado muerto al día siguiente, quemado, en el distrito de Wardha. Según fuentes locales, el periodista investigaba mafias de extracción ilegal de magnesio y arena en la región.
 
Raghavendra Dube, propietario y editor del semanario Khushboo Ujala, fue hallado muerto, en julio, en las inmediaciones de una comisaría a la que había acudido para ayudar a la policía en la investigación del ataque a dos periodistas: el reportero de Mumbai Headlines, Santosh Mishra, y el reportero de Dabang Khabr, Shashi Sharma.
 
En noviembre, fueron asesinados, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, los periodistas Hafeez Ur Rehman y Muhammad Zaman Mehsud. Ambos fueron disparados por individuos sin identificar que se dieron a la fuga. 
 
Además, las autoridades indias decidieron aplicar la censura informativa en los enfrentamientos entre las comunidades hindúes y musulmanas en la región de Kashmir. En abril prohibieron durante varios días las emisiones de la cadena Al-Jazeera en represalia por haber publicado mapas, a su modo de ver, incorrectos de la frontera que el estado indio de Kashmir tiene con Pakistán. No era la primera vez que ocurría. En 2011 las autoridades indias forzaron a la revista The Economist a modificar 28.000 copias de una edición que contenía un mapa de un territorio reclamado por India y Pakistán. 
 
Meses más tarde, en septiembre, el gobierno indio ordenó la desconexión total de Internet durante tres días en los estados de Jammu y Kashmir para evitar la tensión entre las comunidades musulmanes e hindúes los días previos a la celebración del festival musulmán de Eid al-Adha, en el que se sacrifican vacas, animal sagrado para la comunidad hindú. La suspensión de Internet obligó a paralizar el trabajo de periodistas y medios de comunicación, especialmente digitales, privando a la población de su derecho al acceso a la información.