Guatemala

31.12.2015 00:00

 

Puesto 124

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 108.890 km2

Población: 16.020.000 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Alejandro Maldonado Aguirre [desde 3.9.2015]

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 1 Periodista asesinado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Los asesinatos a profesionales de la información volvieron a repetirse este año en Guatemala, un país que sigue siendo muy peligroso y en el que los ataques a periodistas se han incrementado desde 2014.  Danilo López y Federico Salazar, corresponsales de Prensa Libre y de Radio Nuevo Mundo, en Mazatenango (Suchitepéquez), fueron dos nuevas víctimas. En este departamento, especialmente violento con los periodistas, se han registrado los actos más graves contra los informadores en los últimos años. Desde 2013 ya son tres los periodistas asesinados, a los que hay que añadir dos intentos más de asesinato. Por otra parte, antes de las elecciones generales de septiembre, los periodistas sufrieron la presión de las autoridades en el poder y de los propios candidatos. En un contexto político y social extremadamente tenso, el presidente Otto Perez Molina presentó su dimisión el 3 de septiembre, la víspera de la audiencia de un caso de corrupción en el que podría estar involucrado. 
 
Los asesinatos, agresiones, presiones, amenazas  y hostigamiento a periodistas y colaboradores de los medios de comunicación, se realizan en el país en un clima de impunidad casi total que genera una autocensura nefasta. Numerosos periodistas limitan sus investigaciones sobre temas delicados, como el crimen organizado o la corrupción de los agentes públicos, por miedo a represalias violentas. 
 
El 10 de marzo dos sujetos que se desplazaban en motocicleta asesinaron a Danilo López y a Federico Salazar, corresponsales de Prensa Libre y Radio Nuevo Mundo, en Mazatenango. Los hechos ocurrieron a sólo 20 metros de una comisaría. Otro periodista, Marvin Túnchez, fue herido durante el ataque. Danilo López había sido objeto de intimidaciones por parte de distintas autoridades del departamento debido a sus artículos críticos –en particular sobre la falta de transparencia en la gestión de los recursos públicos–. López había ratificado una denuncia contra el alcalde de San Lorenzo por amenazas a muerte. El director de Radio Nuevo Mundo, Marvin Robledo, dijo que no sabía de ninguna amenaza contra su colega.
El municipio de Santa Eulalia (Huehuetenango), impidió de forma violenta la reapertura de la radio comunitaria Snuq Jolom Konob. RSF se mostró alarmada por la represión que padecen los medios de comunicación comunitarios en el país.
 
Las radios comunitarias llevan a cabo un trabajo informativo muy importante en Guatemala, sobre todo en las regiones rurales o de población autóctona, pues difunden una información accesible anclada en los problemas locales. Sin embargo, la legislación en vigor no favorece a los medios de comunicación asociativos, en particular tras la reforma de la Ley General de Telecomunicaciones, en 2012. La ley permitió a los medios que ya poseían una concesión de frecuencia obtener su renovación de forma casi automática por un plazo de veinte años, y omitió regularizar la situación de los medios comunitarios. De esta manera las radios comunitarias, consideradas por las autoridades y las redes de telecomunicación como “piratas”, se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad y corren el riesgo de ser cerradas en cualquier momento.
 
Antes de las elecciones generales, celebradas el 6 de septiembre, los periodistas sufrieron todo tipo de presiones de las autoridades en el poder y de los propios candidatos. Intimidar a la prensa es un arma cotidiana en manos de todos y cada uno de los escalafones políticos, desde el Gobierno hasta las autoridades locales guatemaltecas. El 23 de julio, Edwin Pitán, redactor de Prensa Libre, fue agredido por el personal de seguridad del candidato vicepresidencial Edgar Barquín. Tres días después, la Asociación de Periodistas de Quetzaltenango denunció a José Yac, candidato a la alcaldía de Cantel, por amenazar de muerte al reportero Jaime Soc.
 
Además, diversos medios de comunicación, entre ellos Prensa Libre, Emisoras Unidas y Publinews, fueron acusados por las autoridades y candidatos de malversar la información política. Estos polémicos discursos contra la prensa desembocaron en actos vandálicos contra la sede de Prensa Libre.
 
El 6 de agosto, Enrique Maldonado, aspirante a diputado por el PP cortó los canales Optimo 23 y ATV 24, emisoras vinculadas a la empresa Servicable, propiedad del político. Maldonado sancionó a las redacciones de ambos medios por difundir información sobre sus adversarios políticos.
 
A la presión y amenazas directas por parte de los políticos se suma el hostigamiento de la Policía Nacional Civil (PNC). El 26 de agosto, la PNC agredió físicamente a los reporteros que esperaban en las puertas de los tribunales el segundo día de la audiencia de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, acusada de asociación ilícita, cohecho y defraudación aduanera.