Francia

31.12.2016 00:00

 

Puesto 45

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 545.630 km2

Población: 66.808.385 habitantes

Jefe del Estado: François Hollande

Presidente del Gobierno: Manuel Valls

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Desde los trágicos atentados terroristas del 13 de noviembre de 2015, en París, Francia mantiene el estado de excepción, lo que ha abierto en el país un debate aún sin resolver sobre la cesión de libertades y derechos individuales, en beneficio de mayores poderes del Estado en la lucha antiterrorista.

 

En abril, la policía cargó contra los manifestantes convocados por los sindicatos, en el marco de la “Noche en pie”, el movimiento de protestas que movilizó a miles de “indignados” en varias ciudades francesas, el 9 de abril, contra el proyecto de reforma laboral del Gobierno de Manuel Valls. El videorreportero  freelance español Jaime Alekos resultó herido por dos impactos de pelotas de goma lanzadas por agentes antidisturbios.

 

El 1 de mayo, Día Mundial de los Trabajadores, se produjeron varios actos de violencia contra informadores. En un vídeo se veía el lanzamiento por la policía de granadas de aturdimiento contra los periodistas que cubrían una manifestación. El fotógrafo Fab Enero, fue uno de los heridos.

Reporteros Sin Fronteras acusó a la Dirección General de Seguridad Interna (DGSI) de desplegar ilegalmente agentes encubiertos disfrazados de periodistas, algunos incluso con cascos o brazaletes con la palabra “prensa”,  y manifestó su profunda preocupación por el aumento de la violencia policial arbitraria contra los informadores.  Algunos reporteros afirmaron que llevar un brazalete identificativo de prensa los convierte en blanco de la violencia policial. La cantidad de fotografías y vídeos que apoyan estas afirmaciones no hace más que crecer en las redes sociales.

 

El cámara Joël Labat publicó imágenes, en la web Reporterre, en las que se veía cómo le disparan una bomba de gas lacrimógeno para impedir que grabara una manifestación en la plaza Denfert-Rochereau, en París, el 17 de mayo; y Michel Soudais, redactor jefe de la revista Politis, sostuvo que un miembro de la policía antidisturbios pudo haberle herido gravemente ​​durante una protesta en París, el 26 de mayo, si no hubiera sido por el teleobjetivo que llevaba en su chaleco de reportero.

 Aún más preocupante es el caso de un joven fotógrafo freelance que resultó gravemente herido al final de una manifestación, el 26 de mayo, en París. Cuando un gendarme lanzó una pelota de goma para dispersar a la multitud, el fotógrafo recibió un golpe en la sien, se desplomó y tuvo que ser hospitalizado. Se pusieron en marcha investigaciones judiciales y administrativas sobre el incidente y el caso fue remitido al Defensor del Pueblo.

 

En junio, Reporteros Sin Fronteras rechazó el proyecto de la dirección de iTélé de hacer escribir publireportajes a sus periodistas. La redacción votó una moción contra el proyecto, sin precedentes en la historia del canal. El nuevo plan se puso de manifiesto en una reunión, el 1 de junio, entre el director de iTélé, Serge Nedjar (próximo al empresario Vincent Bolloré) y el presidente de la Asociación de Periodistas (SDJ), Olivier Ravanello, en la que el primero habría advertido que “la mentalidad va a tener que cambiar” porque iTélé no ingresa suficiente dinero de su publicidad tradicional, y habría afirmado que el canal tendría que tener “más relaciones con anunciantes”. Ante la réplica de Ravanello sobre las consecuencias éticas de esta nueva directiva, el director de iTélé dejó claro que no cabía contestación: “No hay nada que discutir porque tu harás lo que se te diga que hagas”.

 

El 21 de ese mismo mes, una comisión del Senado francés empezó a estudiar el proyecto de ley "Sapin 2", que otorga protección legal a los denunciantes. Este proyecto de ley tiene la virtud de legitimar el papel de los denunciantes y garantizar su protección. El proyecto contiene avances importantes, como la creación de mecanismos que ofrecen el anonimato y la protección; la posibilidad de asistencia material para los denunciantes, y las sanciones penales para aquellos que tratan de obstruirlos. A pesar de estos avances, RSF lamentó tres importantes defectos en el proyecto e instó a los senadores a que modificaran la definición de los denunciantes y a que permitieran la protección de todas las filtraciones que sean de interés general.

 

En noviembre, Reporteros Sin Fronteras condenó la negativa del Frente Nacional a dejar que los periodistas de la web Mediapart y el programa “Quotidien”, del canal TMC, acudiesen a sus eventos. A varios reporteros de estos dos medios de comunicación se les denegó su acreditación para cubrir el evento que el partido político celebró, los días 17 y 18 de septiembre en Fréjus, como pistoletazo de salida de la campaña de Marine Le Pen a las elecciones presidenciales previstas para 2017. El Frente nacional acusó a los dos medios de comunicación de tratar a Le Pen de forma diferente al resto de candidatos y alegó que Mediapart no le invitó a participar en una serie de entrevistas con candidatos presidenciales en 2012ó

 

Por otra parte, Reporteros Sin Fronteras expresó su preocupación por el "código de buena conducta para la cobertura audiovisual de actos terroristas" que el Consejo Superior Audiovisual francés (CSA) debe redactar como le encomienda la ley, aprobada el 21 de julio, para prorrogar el estado de emergencia en Francia. Tras participar en la ronda de consultas del organismo, RSF tiene serias reservas acerca de este "código de conducta ", tanto por la forma como se elabora como por su utilidad. RSF reiteró que el código no puede imponer más restricciones a la libertad de expresión de las que ya existen y que están consagrados en las legislaciones, francesa e internacional. La libertad de información, el derecho a informar y ser informado, tiene muy pocas limitaciones. Tanto el contenido como el carácter vinculante de dicho código son aún una incógnita.

 

Reporteros Sin Fronteras urgió al Parlamento de la Polinesia francesa a ignorar el llamamiento del Consejo Económico, Sociológico y Cultural del Archipiélago, que pide una modificación de una ley que persigue mejorar la protección para los periodistas y dar mayores garantías a la libertad de prensa. Dicho Consejo no quiere hacerla extensible a los periodistas de la Polinesia francesa. La ley contiene una serie de enmiendas al código laboral que garantizarían la independencia de los medios y protegerán a los periodistas en el caso de que finalice su contrato.

 

Por otra parte, en el informe Oligarcas contra la libertad de información, publicado en julio por RSF, se hace referencia a la familia Dassault, quinta fortuna en Francia, que han dirigido por generaciones el grupo que lleva su mismo nombre (con un rol decisivo en la industria de las armas y aviación, tanto civil como militar). Desde 2004, Serge Dassault -  que fue alcalde (1995-2009) y después senador de Essonne, en la región de París- es el presidente de Socprensa, empresa editora de diversos diarios, cuya carta fuerte es Le Figaro y, además, un militante político que no oculta su simpatía por la derecha  conservadora. En repetidas ocasiones la Sociedad de Periodistas de Le Figaro ha alertado sobre las “intervenciones” del dueño del diario en el contenido editorial.