Estados Unidos

31.12.2016 00:00

 

Puesto 41

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 9.826.675 km2

Población: 321.418.820 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Barack Obama

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La modificación y actualización del Manual de las Leyes de la Guerra, elaborado por el departamento de Defensa, que corrige el original, publicado en junio de 2015, fue un logro para la libertad de información, en 2016. Reporteros Sin Fronteras, junto a otras organizaciones internacionales, había pedido al Secretario de Defensa, Ashton Carter, la revisión de los apartados dedicados a los periodistas, como aquellos que vinculaban al reporterismo de guerra con el espionaje y otros términos que sugerían que los Estados podrían “necesitar censurar a la prensa” o tomar medidas de seguridad para que los periodistas no revelasen información sensible al enemigo. Otro contenido problemático del manual se refería a la difusión de información que pudiera suponer acciones hostiles y que olvidaba la naturaleza civil de los periodistas en un conflicto bélico.

 

El asesinato en Garland, Texas, del periodista Jacinto Hernández Torres, aún no está claro si estuvo directamente relacionado con su trabajo como periodista. Torres era un freelance de 57 años, que colaboraba con La Estrella, la publicación en español del diario Star Telegram. También se dedicaba a negocios inmobiliarios. Su cuerpo fue hallado, el 13 de junio, a las afueras de Dallas, cerca de un inmueble  en el que podría estar interesado. En rueda de prensa, su hija, Aline Torres, informó que su padre había trabajado últimamente en temas delicados, entre los que podría figurar la trata de seres humanos.

 

 Al menos cinco periodistas fueron detenidos, a principios de julio, mientras cubrían protestas bajo el epígrafe de “las vidas negras importan”, en Baton Rouge (Luisiana), y en Rochester (Nueva York). Las protestas se produjeron como reacción a la muerte por disparos de Alton Sterling a manos de dos agentes de policía el 5 de julio.

 

Chris Slaughter, director de noticias adjunto en el canal local WAFB, fue detenido mientras trabajaba como productor destacado sobre el terreno. La policía había pedido a la gente que se mantuviesen fuera de la vía. En el momento de su detención llevaba una camisa del WAFB y sus credenciales de prensa. Slaughter pasó la noche en la cárcel y fue puesto en libertad la tarde del día siguiente, pero los cargos en su contra siguen en pie.

 

Lee Stranahan, reportero de Breitbart y Ryan Kailath, de NPR afiliado Nueva Orleans 's WWNO, también fueron detenidos ese día y acusados ​​de "obstrucción de una carretera." Y Carlet Cleare y Justin Carter, reporteros del canal 13WHAM fueron brevemente detenidos mientras cubrían una protesta contra la brutalidad policial en Rochester (Nueva York). La detención de Carter fue captada en directo por la cámara.

 

En primavera se le notificó al periodista británico Karl Penhaul que se le mantenía en la lista “no-fly”, destinada a personas consideradas como “terroristas”, lo cual les impide entrar en EE UU. Su inclusión en la lista data de enero de 2014 y sus contactos profesionales con Colombia son el origen de esta prohibición. RSF apeló al departamento de Estado para que “pusieran fin a esta situación absurda”.

 

En septiembre, un juez de Dakota de Norte desestimó los cargos de "amotinamiento" presentados contra la periodista de Democracy Now!, Amy Goodman, tras su cobertura de las manifestaciones contra un oleoducto de la compañía Dakota Acces, que tuvieron lugar en la región. La denuncia a Goodman, acusada con cargos criminales por su cobertura de los altercados entre manifestantes y personal de seguridad de la compañía, se produjo el 3 de septiembre. Su información fue vista más de 13 millones de veces en Facebook y publicada en medios como la CBS, NBC, NPR.org, CNN, MSNBC, y el Huffington Post.

 

El 14 de octubre, la fiscalía de Dakota del Norte retiró los cargos iniciales pero la acusó en su lugar de participar en un "amotinamiento", cargo finalmente desestimado por el juez que consideró el caso falto de pruebas.

 

La campaña electoral para la presidencia de Estados Unidos fue pródiga en juego sucio y altercados entre los candidatos y los medios de comunicación. Desde que entró en campaña en verano de 2015, Donald Trump, ha sido responsable de una serie inédita de restricciones a la prensa.

 

Para empezar, Trump, se negó a participar en el debate entre los precandidatos de su partido en Fox News  y acusó a una de las moderadoras, Megyn Kelly, de sesgo y falta de honradez, además de llamarla reportera "de tercera categoría". Trump acosó durante meses a Kelly con retweets del estilo de "la guapa tonta ha vuelto. Espero que no por mucho tiempo".

 

El 15 de enero, su equipo de campaña prohibió a un reportero de The New York Times cubrir un evento en Iowa; el 13 de junio Trump proclamó en Facebook y Twitter que retiraba las acreditaciones al falso y deshonesto Washington Post. Por si fuera poco, Trump obligó a los periodista en los mítines a llevar escolta para ir al baño.

 

El trato a la prensa de Hillary Clinton a veces fue similar al de Trump, especialmente con la prensa extranjera. En junio, denegó a un reportero del Daily Mail acceso a un acto en New Hampshire. Los periodistas también se quejaron de que su equipo de campaña se negó a comunicarles el origen de información básica. The Huffington Post habló de "continuas tensiones entre el equipo de Clinton y la prensa ", aunque señaló, en enero, que no se habían producido incidentes en los últimos seis meses. 

 

RSF entregó, el 17 de febrero, en la Casa Blanca, una petición con 150.000 firmas pidiendo perdón para el informante de la CIA, Jeffrey Sterling, condenado a tres años y medio de prisión bajo la Ley de Espionaje estadounidense. Sterling fue hallado culpable, en enero de 2015, de enviar información clasificada al periodista del New York Times James Risen y cumple actualmente su condena en una cárcel federal en Colorado.

 

Reporteros Sin Fronteras, y otras organizaciones internacionales, solicitaron una reunión con el Departamento de Seguridad para abordar los incidentes habidos con la entrada de periodistas en el país. RSF recordó los casos de periodistas extranjeros como Karl Penhaul y Manuel Martorell, que no han podido viajar a EEUU tras haber cubierto profesionalmente temas sensibles como las FARC de Colombia, o el Kurdistán. También recordaron el caso del fotoperiodista canadiense Ed Ou, detenido  durante seis horas e interrogado, el 1 de octubre, en la frontera  con Estados Unidos. A Ou ya le habían denegado la entrada al país con anterioridad cuando se negó a que revisaran sus aparatos electrónicos, alegando que era periodista y tenía la obligación de proteger las fuentes. El CPJ ha tenido conocimiento de casos similares donde los periodistas han sido retenidos y cuestionados.