Eritrea

31.12.2015 00:00

 

Puesto 180

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 117.600 km2

Población: 5.110.000 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Issaias Afworki

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 15 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 4 Colaboradores encarcelados

 

 

 

No hubo noticias durante 2015 de nuevas muertes, ataques o nuevos encarcelamientos de periodistas en Eritrea, nada extraño si se considera la falta de libertad de prensa que impera en el país, donde únicamente los medios oficiales pueden publicar. Se sigue sin saber nada de los al menos 16 periodistas que aún permanecen encarcelados desde hace varios años. Sí se conoció que los periodistas que lograron huir a la vecina Uganda y a Sudán continuaron durante el año siendo perseguidos por agentes del Gobierno de Eritrea. Asimismo los exiliados eritreos en Suecia e Italia fueron amenazados e incluso agredidos por partidarios del gobierno eritreo por criticar al régimen. Eritrea lleva ocho años en el último lugar en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa de RSF.
 
El año comenzó con una noticia esperanzadora: Yirgalen Fisseha, apadrinada por la sección española de RSF, y otros cinco periodistas encarcelados desde febrero de 2009 consiguieron la libertad bajo fianza. La redada que sufrió Radio Bana, una pequeña emisora con sede en la capital que difundía programas educativos, fue quizás la incursión más dramática de aquel año. Todo su equipo, compuesto de unos 50 periodistas, fue detenido y trasladado al centro de detención de Dobozito, a las afueras de la capital, sin ninguna explicación. 
 
En abril de 2015, RSF solicitó a la Unión Europea que condicionase la ayuda aprobada para Eritrea (que se triplicó este año) a que se demostrasen avances en el respeto a los derechos humanos en ese país, donde no existe ningún medio de comunicación independiente desde 2001, cuando fueron cerrados todos los medios y desaparecieron once periodistas, al menos siete de los cuales han muerto a lo largo de estos 14 años, encarcelados en condiciones infames, sin que se formularan acusaciones contra ellos ni se les juzgara.
 
El 8 de junio, se publicó el informe de Naciones Unidas en el que se detallan las violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen del Presidente Isaías Afeworki, incluidas las detenciones arbitrarias de periodistas. Pese a que se prohibió a la comisión visitar el país, el informe retrata las sistemáticas violaciones de los derechos humanos a través de más de 500 entrevistas con eritreos en el exilio y 160 aportaciones por escrito, incluidas las de RSF. En sus conclusiones, el informe de Naciones Unidas, pide al Gobierno que ponga inmediatamente en libertad a las personas detenidas arbitrariamente, incluidos los periodistas, que inicie un mecanismo para conocer la situación de los desaparecidos y que establezca las medidas para que se pongan en marcha medios de comunicación independientes en Eritrea.
 
Precisamente en junio, se cumplieron 5.000 días de cárcel para Dawit Isaak, periodista con doble nacionalidad sueca y eritrea, fundador del periódico independiente Setit, en Asmara, que nunca ha sido acusado ni condenado por cargo alguno y que está apadrinado por la sección española de RSF.
 
En septiembre, RSF pidió al Gobierno de Eritrea que demostrara con pruebas que los periodistas Dawit Habtemichael, Mattewos Habteab y Wedi Itay seguían vivos, después de que la embajadora eritrea en Francia cuestionara ante la UNESCO la información de que ellos tres, así como otros cuatro más, hubiesen muerto en prisión.