Croacia

31.12.2016 00:00

 

Puesto 63

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 56.594 km2

Población: 4.224.404 habitantes

Jefe del Estado: Kolinda Grabar-Kitarovic

Presidente del Gobierno: Andrej Plenkovic [desde octubre de 2016, en sustitución de Tihomir Oreskovic]

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La violencia contra los periodistas es la principal amenaza a la que se enfrentan los profesionales de la información en Croacia, un país en el que, además de continuar criminalizados los delitos de difamación, comentarios "humillantes", o insultos a "la República, sus símbolos, su himno o su bandera", se enfrenta a un auge del nacionalismo con peligrosas tendencias a tachar de “traidores” a los informadores que no demuestran suficiente “patriotismo”.

 

A principios de año Reporteros Sin Fronteras aún pedía una investigación que finalmente diese con los autores de la brutal agresión al periodista Zeljko Peratovic, en mayo de 2015, en el centro de la ciudad de Karlovac, por tres individuos sin identificar. 

 

A los obstáculos para dar con los culpables de este tipo de actos de violencia contra los informadores croatas se sumaron, en mayo, las declaraciones del ministro de Cultura, Zlatko Hasanbegović: A propósito de una agresión al periodista y escritor Ante Tomic, en un festival literario en la ciudad de Split, condenó inicialmente los hechos, apuntando sin embargo a renglón seguido que el periodista “debería sopesar la importancia de la responsabilidad de sus palabras y escritos públicos".

 

En septiembre, seis organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa denunciaron la interferencia gubernamental en la televisión pública croata con motivo del periodo electoral: El Parlamento de Croacia liderado, desde marzo de 2016, por una coalición del HRZ y el Most, había destituido al director del canal estatal nombrando a uno nuevo, que despidió o reubicó a aproximadamente 70 periodistas y editores. Ya en julio, el gobierno del HDZ-Most modificó la legislación permitiendo al director nombrado permanecer en el cargo hasta las elecciones de septiembre.

 

También ha sido preocupante el auge del nacionalismo utilizado para intimidar a los medios críticos. Figuras como el antiguo dirigente del HDZ, Tomislav Karamarko, expresó abiertamente su deseo de “librarse” de los medios “de izquierda”.