Canadá

31.12.2015 00:00

 

Puesto 8

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 9.984.670 km2

Población: 35.540.000 habitantes

Jefe del Estado: Isabel II de Inglaterra

Presidente del Gobierno: Justin Pierre James Trudeau

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Pese a la buena posición que ocupa Canadá en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, entre los diez primeros países del mundo, la libertad de información y el acceso a la misma han sufrido un serio retroceso en los nueve últimos años. Las limitaciones sistemáticas a la libertad de movimiento de los fotógrafos y la dificultad de entrevistar al primer ministro, incluso en ruedas de prensa, han sido constantes en la filosofía del partido conservador del primer ministro Stephen Harper.
 
A esta política de puertas cerradas se suma la legislación antiterrorista, aprobada en junio de 2015, que amenaza seriamente la libertad de prensa y expresión. En concreto la Ley C-51 incluye penas de hasta 5 años de cárcel por “defender” o “promocionar” el terrorismo en general, incluidas las declaraciones “irresponsables”. Además, otorga a las autoridades la posibilidad de bloquear contenidos en Internet que sean considerados “propaganda terrorista”.
 
Los profesionales de los medios de comunicación se han sentido hostigados por el gobierno conservador de Harper, que perdió las elecciones en octubre, dando paso a un nuevo presidente. “Cada vez que fotografías a Stephen Harper pareces su enemigo”, aseguró Amber Bracken, fotoperiodista y presidente de la News Photographers Association of Canada. “Utiliza la seguridad como pretexto para proteger su imagen”, añadió. Una situación ratificada por Justin Ling, de Vice, que lleva años cubriendo actos políticos en Canadá quien aseguraba que el acceso de los medios a estos eventos “ha pasado de ser muy bueno a un auténtico desastre en los últimos años”. Para este periodista, la información está cada vez más limitada.