Burundi

31.12.2016 00:00

 

Puesto 156

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 26.338 km2

Población: 11.178.921 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Pierre Nkurunziza

 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Un centenar de periodistas de este país vive exiliado. En julio desapareció un periodista, otros cuatro de los exiliados en Ruanda se enfrentan a procesos judiciales acusados de inspirar el fallido golpe de Estado de 2015 que apoyaban generales moderados. Todos los medios de comunicación que eran independientes están prohibidos desde entonces, incluidas las emisoras de radio de Bujumbura que fueron atacadas con armamento pesado, en  mayo de 2015. Durante 2016 sólo se permitió emitir a dos emisoras que han tenido que firmar un compromiso de sumisión al gobierno y que pueden ser cerradas en cualquier momento. En Burundi se criminaliza a los periodistas y medios que pretendan informar con independencia y ninguno puede contratar a periodistas que no estén registrados, aprobados y controlados por el gobierno. El continuo acoso y represión sobre los periodistas que ordena el presidente Pierre Nkurunziza le sitúa en un lugar destacado en la lista de Depredadores de la información de RSF, por segundo año consecutivo.

  

El caso más grave este año es el del periodista Jean Bigirimana, del periódico Iwacu y la web Infos Grands Lacs, que desapareció el 22 de julio cuando acudía a una reunión solicitada por una fuente en Muramvya, a unas decenas de kilómetros de la capital. Su familia afirma que fue detenido al salir de casa. Al principio las autoridades dijeron que le habían detenido, pero después lo negaron. Dos cadáveres aparecieron en las cercanías del lugar donde fue visto por última vez pero no hay ninguna investigación abierta para buscar al periodista. En octubre, RSF presentó 11.000 firmas reclamando información sobre Bigirimana ante la embajada de Burundi en París.

En enero, fueron detenidos en Bujumbura un reportero francés de Le Monde y un fotógrafo inglés independiente.

 

En mayo, se permitió volver a emitir con fuertes restricciones a dos de las emisoras cerradas el año anterior. Una de ellas, Rema FM, afín al gobierno, emitía solo música desde noviembre de 2015. El anuncio se hizo tres días antes de la visita del secretario general de la ONU a Burundi.

 

En junio, fue detenido durante varios días un periodista de Radio Bonsesha  acusado de pasar información a otros periodistas en el extranjero.

 

En octubre, se produjo una nueva ola de detenciones contra varios periodistas: una redactora de La voz de América fue detenida varias horas por no avisar a las autoridades de su desplazamiento a una ciudad del sur, para hacer un reportaje sobre microfinanzas; a una periodista estadounidense la entregaron en su embajada por hacer reportajes sobre las protestas de mayo de 2015; y al periodista burundés de la BBC, que la acompañaba, le detuvieron un día por no estar inscrito en el registro nacional de prensa.

Cinco asociaciones ciudadanas fueron cerradas esos días, entre ellas la Unión de Periodistas de Burundi, y se suspendieron durante un mes una emisora, Buja FM, que había cambiado de nombre para poder emitir, y un programa de radio Isanganiro (una de las dos únicas emisoras permitidas) por emitir una canción sobre derechos humanos.

 

El mismo mes la web SOS Média Burundi, creada cuando estalló la crisis de mayo de 2015, fue nominada por RSF al Premio Libertad de Prensa 2016, por mantenerse desde entonces como la principal fuente de información independiente sobre Burundi, a través de sus colaboradores que trabajan de forma anónima para poder subsistir.