Bulgaria

31.12.2016 00:00

 

Puesto 113

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 110.993 km2

Población: 7.177.991 habitantes

Jefe del Estado: Rosen Plevneliev

Presidente del Gobierno: Boyko Borissov

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La retirada de 90 caricaturas políticas de Chavdar Nikolov, de la web de la cadena Nova TV , demostró, en abril, el nivel de censura al que se exponen los periodistas en Bulgaria. La medida se produjo exactamente un día después de la difusión en la web de una caricatura que criticaba el apoyo dado públicamente por el Primer Ministro Boyko Borisov a un grupo de criminales que detenían a inmigrantes para devolverlos a Turquía.

 

Y es que informar sobre las actividades de ciertos políticos sigue suponiendo un problema en Bulgaria. Un mes más tarde, en mayo, la Fundación Radostina Konstantinova retiró el premio que otorga al periodismo de investigación, a la web de noticias Bivol, alegando que el nombre de sus responsables no aparecía en la página: Atanas Chobanov y Assen Yordanov. La investigación originalmente ganadora del premio, otorgado por un jurado de reconocidos periodistas (que criticaron públicamente la decisión de la Fundación de retirarlo), se basaba en el descubrimiento de una serie de propiedades secretas del político de ascendencia turca Ahmed Dogan que lidera la minoría turca en Bulgaria. 

 

De nuevo en julio, una periodista fue víctima de las presiones políticas: Lili Marinkova, fue despedida de la Radio Nacional Búlgara, según la cadena por haber solicitado su propia jubilación anticipada. Lo cierto es que la salida del canal coincidió con el nombramiento de Alexander Velev como nuevo dirigente del Consejo de Medios Electrónicos, el órgano regulador de la radio pública. Asociaciones de prensa y compañeros periodistas pidieron su readmisión y denunciaron la motivación política de su despido.

 

Ese mismo mes, el ministro de cultura Vezhdi Rashidov amenazó al presentador Georgi Angelov, tras una entrevista en la que le criticaba. Rashidov dijo que Angelov debería ser “menos irónico sobre el Gobierno” y “recordar quién pagaba su salario”.