Birmania

31.12.2016 00:00

 

Puesto 143

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 676.563 km2

Población: 53.897.154 habitantes

Jefe de Estado y presidente del Gobierno: Htin Kyaw [sustituyó a Thein Sein el 30.3.2016] 

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

La bomba que explotó en marzo en el jardín del editor jefe de la agencia Root Investigative Agency (RIA) hizo saltar todas las alarmas en un país sin registro de este grado de violencia contra la prensa. Min Min salió ileso, pero el hecho supuso una confirmación de la escalada de agresividad hacia los medios, y en especial hacia los periodistas de la agencia RIA, que, desde su creación, en 2015, son víctimas de todo tipo de amenazas en las redes sociales. Algunas han llegado a poner precio a la cabeza de dos de sus informadores: 27.000 euros.

 

 

Cabe recordar que desde el inicio de los enfrentamientos entre budistas y musulmanes, en 2012, varios periodistas birmanos y extranjeros son blanco de intimidaciones y amenazas que limitan su libre ejercicio del periodismo en el país.

 

 

En octubre, además, los gestores de Myanmar Times, despidieron a la periodista Fiona MacGregor, tras la publicación de la supuesta violación de decenas de mujeres por parte de soldados birmanos durante una operación en el noroeste del estado de Arakan, en la actualidad conocido como estado de Rakhine, una zona de una minoría musulmana (Rohingya).

 

 

A ello se suma una legislación, la Ley de Telecomunicaciones, heredada del régimen anterior, que todavía no ha sido modificada, y que fue utilizada por primera vez en noviembre para acusar de difamación a los periodistas del  Eleven Daily. Than Htut Aung y Wai Phyo fueron detenidos y pasaron varias semanas privados de libertad por la publicación de una información que acusaba al gobernante de la región de Rangoon, Phyo Min Thein, de corrupción.

 

 

Finalmente en diciembre, RSF pidió a las autoridades birmanas una investigación que aclarase la posible vinculación del asesinato del reportero Soe Moe Tun, con su trabajo periodístico.  El reportero del Daily Eleven, había informado recientemente sobre la proliferación de bares de karaoke ilegales en la ciudad y la tala ilegal en la región. La policía halló su cadáver, el 13 de diciembre, con signos de tortura.