Bielorrusia

31.12.2016 00:00

 

Puesto 157

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 207.595 km2

Población: 9.513.000 habitantes

Jefe del Estado: Alexandr Lukashenko

Presidente del Gobierno: Andrei Kobyakov

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 3 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El acercamiento del Presidente Alexander Lukashenko a organismos internacionales como la Unión Europea o el Fondo Monetario Internacional (FMI) marcó la realidad de la situación de la libertad de prensa en Bielorrusia, todavía protagonizada por la brutalidad policial empleada contra la prensa y el acoso judicial a periodistas y blogueros del país. El año estuvo señalado por varios procesos judiciales espejo del celo que tienen las autoridades bielorrusas a las opiniones de sus ciudadanos sobre la relación de su país con Rusia.

 

Eduard Palchys, fundador de 1863x.com, un blog crítico con la política internacional rusa, pasó diez meses en detención provisional. El bloguero fue detenido en Rusia, en enero, y trasladado a Bielorrusia, donde estuvo varios meses privado de libertad a la espera de un juicio por “incitación al odio” y “distribución de material pornográfico”. Palchys fue finalmente condenado, en noviembre, a 21 meses de "libertad bajo vigilancia".

 

Pese a la libertad de Palchys, de nuevo en diciembre las autoridades bielorrusas volvieron a poner el foco en las opiniones vertidas sobre la relación ruso-bielorrusa. Syarhey Shyptsenka, redactora jefe de la revista Novaya Ekonomika y corresponsal de la agencia de noticias rusa Regnum fue detenida, junto a Yury Paulavets, profesor universitario en Minsk; y Dzmitry Alimkin, vigilante de escuela de Brest; acusados de “incitar al odio racial”. Todos ellos habían publicado su opinión en los medios rusos Regnum, Lenta.ru y EADaily, criticando la actitud antirrusa del gobierno bielorruso.

 

Las autoridades bielorrusas acosan especialmente a los periodistas que trabajan para medios de comunicación con sede en el extranjero. Varios han sido condenados por "producción ilegal de contenidos" en virtud del artículo 22.9 del Código de Infracciones Administrativas. Todo ello porque los principales medios audiovisuales independientes están prohibidos y muchos profesionales optan por emitir desde fuera del país.

En enero, Kastus Zhukouski y Larysa Shchyrakova, recibieron sendas multas administrativas por un valor de 612 y 221 euros respectivamente por este motivo. Ambos trabajaban en la ciudad de Homyel, en el sureste del país, para Belsat TV, un canal de televisión que transmite desde Polonia, desde el año 2007, y que ha intentado en tres ocasiones, sin conseguirlo, abrir una oficina en Minsk.