Bangladesh

31.12.2016 00:00

 

Puesto 144

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2016 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 147.570 km2

Población: 160.995.642 habitantes

Jefe del Estado: Abdul Hamid

Presidente del Gobierno: Sheikh Hasina Wajed

 

 

 

 

BARÓMETRO 2016

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautass y periodistas ciudadanos asesinados
  • 1 Colaborador asesinado
  • 3 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

Pese a haber reducido considerablemente el número de informadores asesinados en un año, y de haber por ello ascendido algunos puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras, Bangladesh sigue representando a uno de los países del mundo donde más se ejerce la violencia extrema contra los periodistas.

 

 

El 7 de abril, el bloguero laico Nazim Uddin Samad, fue asesinado a machetazos por tres individuos a grito de “‘Allahu Akbar’ (Dios es grande) cuando regresaba a su domicilio en Dacca, la capital del país. Según sus compañeros, este universitario de 27 años utilizaba las redes sociales para criticar el islamismo radical y hacer campaña por el laicismo.

 

 

Pero no sólo el islamismo radical amenaza la libertad de prensa y expresión en Bangladesh. La campaña de acoso al director del Daily Star, Mahfuz Anam, puso de manifiesto el poder que las autoridades pueden llegar a ejercer contra la prensa. Anam fue víctima de más de 70 acciones judiciales, en 53 distritos de todo el país, que pedían su condena por sedición y difamación. Todo ello tras el reconocimiento por parte del periodista de un error profesional cometido en 2007 cuando, como muchos otros periódicos y televisiones del país, publicó una información que parecía implicar a la Primera Ministra, Sheikh Hasina, en un caso de corrupción. Hasina pidió la dimisión de Anam, le responsabilizó de que la encarcelaran entonces, insinuó su relación con los militares y le acusó directamente de tratar de sabotear la Constitución. La Primera Ministra alentó a todos los miembros de su partido a condenar públicamente las acciones del periodista.

 

 

En diciembre, fue detenido el reportero Nazmul Huda por cubrir una huelga de los trabajadores del sector de la confección en la zona de Daca. Las autoridades le acusaron de dar información falsa e intentar fomentar la huelga de hambre. Todo ello al amparo de la Ley de Información, Comunicación y Tecnología vigente en el país, cuyo artículo 57 todavía dispone penas de un máximo de 14 años y un mínimo de siete para todos aquellos que publiquen “de forma deliberada en formato digital contenidos que causen el deterioro de la ley y el orden, perjudiquen la imagen del Estado o de una persona, o causen daño a las creencias religiosas”.