Bangladesh

31.12.2015 00:00

 

Puesto 146

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 144.000 km2

Población: 159.100.000 habitantes

Jefe del Estado: Abdul Hamid

Presidente del Gobierno: Sheikh Hasina Wajed

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 4 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 1 Colaborador asesinado
  • 1 Periodista encarcelado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El islamismo radical es, desde hace años, un grave problema en Bangladesh, donde se han producido algunos de los asesinatos de periodistas más crueles del planeta. 2015 se ha caracterizado por el ensañamiento con los blogueros que defienden posturas laicas en sus actividades en Internet. El grupo islamista Ansarullah Bangla Team, que ha reivindicado varios de estos asesinatos de blogueros, ha llegado a amenazar por escrito a medios de comunicación, a quienes ha instado a despedir a todas las mujeres de la plantilla y a abstenerse de publicar informaciones con mujeres que no lleven burka.
 
En febrero, se produjo la primera víctima del año a manos de los radicales. El bloguero Avijit Roy fue asesinado a machetazos en una calle de Dhaka. El grupo Ansar al Islam reivindicó la autoría del asesinato y lo justificó en la doble ciudadanía de Roy (de Bangladesh y Estados Unidos) alegando: “América había martirizado a dos de nuestros hermanos”. 
 
En marzo, el bloguero Washiqur Rahman murió de la misma forma, asesinado a machetazos, en un distrito industrial de Dhaka, poniendo de nuevo de manifiesto el riesgo máximo al que se exponen los periodistas y blogueros que se atreven a denunciar el fundamentalismo religioso y a defender la libertad de pensamiento y la tolerancia. 
 
Ananta Bijoy Das, conocido defensor del laicismo, fue asesinado el 12 de mayo, también a machetazos, tras haber tomado el relevo en la web creada por Avijit Roy -Mukto-Mona (Libre Pensamiento)- asesinado tres meses antes.
 
En agosto, el bloguero Niloy Neel fue atacado en su propio domicilio por individuos armados con machetes que le cortaron la cabeza y las manos. Su “delito” fue criticar todo tipo de fundamentalismos en sus blog, no sólo el islámico, también el hindú y el budista.
 
Pero, al igual que en otras partes del mundo, los informadores no sólo sufren las consecuencias de desagradar a los radicales, sino también a las autoridades que, en nombre de la lucha contra el terrorismo, los censuran y llevan ante los tribunales.
 
En febrero, la Primera Ministra Sheikh Hasina acusó directamente al diario en lengua inglesa Saily Star de apoyar al grupo radical islamista Hizb-ut-Tahrir por publicar una información sobre una de sus campañas que pedía una insurrección en el seno del Ejército. Varios de sus periodistas fueron denunciados ante la justicia.