Azerbaiyán

31.12.2015 00:00

 

Puesto 162

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 86.600 km2

Población: 9.417.000 habitantes

Jefe del Estado: Ilham Aliyev

Presidente del Gobierno: Artur Rasizade

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 1 Periodista asesinado
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 8 Periodistas encarcelados
  • 4 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El periodista Rasim Aliyev murió como consecuencia de las heridas sufridas durante la paliza propinada por un grupo de desconocidos. Según RSF, su asesinato fue “producto de la cultura de intolerancia e impunidad que se ha estado fomentado durante años” en Azerbaiyan. Aliyev es el cuarto periodista asesinado en los últimos 10 años en un país que ha caído de forma abrupta hasta el puesto 162, en la lista de 180, del índice de libertad de prensa de RSF. Prácticamente todos los medios independientes han sido silenciados, mientras 12 periodistas y blogueros permanecen encarcelados, entre ellos la conocida periodista de investigación Khadija Ismayilova, especializada en asuntos de corrupción, condenada a siete años y medio de prisión. Por otra parte, las perspectivas para el futuro inmediato de la libertad de información siguen siendo preocupantes, en especial tras la promulgación de un paquete de leyes que permiten al Ejecutivo cerrar un medio de comunicación si recibe financiación del extranjero o si se le considera culpable de un delito de difamación dos veces en el periodo de un año.
 
En enero, Seymour Khazi, uno de los reporteros de mayor prestigio en el periódico opositor Azadlig y presentador de un programa de televisión crítico con el Gobierno, que se emite desde fuera del país, fue condenado a cinco años de prisión. Khazi había sido detenido, en agosto de 2014, acusado de "hooliganismo" tras repeler la agresión que sufrió por parte de un completo desconocido. A su agresor sólo le fueron impuestos seis meses de reclusión.
 
En agosto, murió el periodista freelance Rasim Aliyev, como consecuencia de las heridas sufridas durante la paliza que un grupo de desconocidos le propinó el día anterior. Antes de quedar inconsciente declaró haber sido engañado por alguien que se identificó como primo del futbolista local Javid Huseynov, a quien antes había criticado en las redes sociales.  Según RSF, su asesinato fue “producto de la cultura de intolerancia e impunidad que se ha estado fomentado durante años” en este país. Aliyev era miembro del comité ejecutivo de la ONG Institute for Reporters´s  Freedom and Safety (IRFS), organización socia de RSF, forzada a cerrar en agosto de 2014.
 
En septiembre, la reconocida periodista de investigación, especializada en temas de corrupción al más alto nivel, Khadija Ismayilova, fue condenada a siete años y medio de prisión. Ismayilova, una de las periodistas más fiables del país, había sido detenida en diciembre de 2014. La inconsistente acusación inicial que motivó su detención, inducir al suicidio a un compañero, fue después complementada con las de evasión fiscal, abuso de autoridad, actividad comercial ilegal y malversación, por su relación con la emisora, en Baku, de Radio Free Europe/Radio Liberty, de la que hace años fue directora. Ismayilova está apadrinada por la sección española de RSF.
 
Las perspectivas para el futuro inmediato de la libertad de información en el país siguen siendo preocupantes, en especial tras la promulgación, en febrero, de un paquete de leyes que permiten al Ejecutivo cerrar un medio de comunicación si recibe financiación del extranjero o si se le considera culpable de un delito de difamación dos veces en el periodo de un año.