Australia

31.12.2015 00:00

 

Puesto 25

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 7.692.024 km2

Población: 23.180.000 habitantes

Jefe del Estado: Isabel II

Presidente del Gobierno: Malcolm Turnbull [desde 15.9.2015]

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El 30 de junio, entró en vigor una legislación sobre las actuaciones en la frontera que limitaba la cobertura del trato que reciben los refugiados en los centros de detención australianos, que, a partir de dicha ley, pasaron a considerarse lugares “protegidos” por motivos de seguridad nacional. 
 
Las autoridades australianas impulsaron con esta nueva legislación medidas directamente restrictivas de la libertad de información, impidiendo a cualquier trabajador de los centros de detención -médicos y otros profesionales- hablar de las condiciones en las que estaban recluidos los solicitantes de asilo sin un permiso previo del Departamento para la Inmigración y Protección de Fronteras. No es la primera vez que Australia adopta medidas similares. En 2011 las autoridades ya restringieron el acceso a centros de detención de refugiados tras conocerse la muerte de algunos internos.
 
La nueva ley no solo provocó la reacción del gremio periodístico, también la de los responsables sanitarios que encabezaron varias manifestaciones en distintas ciudades para protestar por lo que consideraban una violación de uno de sus derechos y obligaciones: informar de las violaciones a los derechos humanos. Una denuncia también formulada por el Relator Especial para la Tortura de Naciones Unidas, Juan E. Méndez, que manifestó, en un informe publicado en marzo, su preocupación por la violación en Australia del Convenio contra la Tortura y otros tratos Crueles en su gestión de los refugiados, incluidos niños, en los centros de detención de Papúa Nueva Guinea y Nauru.