Alemania

31.12.2015 00:00

 

Puesto 12

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 357.022 km2

Población: 80.620.000 habitantes

Jefe del Estado: Joachim Gauck

Presidente del Gobierno: Angela Merkel

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 
Los ataques del terrorismo islamista a la prensa en Francia tuvieron una repercusión directa en Alemania cuando las oficinas del Hamburger Morgentpost fueron atacadas, tras publicar varias viñetas sobre Mahoma como tributo a las víctimas del Charlie Hebdo. El periodismo se vio acosado e intimidado a lo largo del año por grupos xenófobos, particularmente por el movimiento de extrema derecha Pegida, teniendo que llegar los medios inclusive a pedir protección policial para poder cubrir sus actos públicos y manifestaciones, como por ejemplo en Leipzig, Braunschweig o Dresde. Estos grupos también amenazaron de muerte a periodistas, publicando falsas actas de defunción en algunos casos, con el nombre de algunos informadores.
Por otra parte, RSF demandó al BND, la agencia alemana de Inteligencia extranjera, por haber violado la confidencialidad de las telecomunicaciones de la organización. Y el Fiscal General público consideró, por primera vez en 50 años, acusar de ‘traición’ a dos periodistas alemanes que habían publicado papeles secretos en un blog. 
 
En enero, las oficinas del periódico Hamburger Morgenpost fueron víctimas de un ataque incendiario que causó daños pero no víctimas, después de haber publicado varias viñetas sobre Mahoma como tributo a los periodistas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, asesinados en Francia una semana antes. 
 
En el mismo mes, varios periodistas fueron atacados mientras cubrían las manifestaciones del movimiento xenófobo Pegida (acrónimo alemán de ‘Europeos Patriotas Contra la Islamización de Occidente’) en la ciudad de Leipzig. Y un equipo de televisión de la cadena pública WDR tuvo que cubrir la manifestación de Pegida, en Duisburg, bajo protección policial. Poco antes, algunos extremistas publicaron por Internet partidas de defunción falsas lamentando irónicamente la supuesta ‘muerte’ de algunos periodistas regionales que suelen cubrir críticamente las actividades de este grupo neonazi en la zona. Los ataques por parte de Pegida continuaron, en febrero, cuando varios periodistas fueron atacados mientras cubrían las manifestaciones del movimiento, en Braunschweig.
 
En julio, RSF Alemania demandó al Bundesnachrichtendienst (BND), la agencia alemana de Inteligencia extranjera, por haber violado la confidencialidad de las telecomunicaciones de la organización, acusando al BND de espiar los correos electrónicos de RSF con periodistas, socios extranjeros y otros, como parte de la vigilancia de las señales de Inteligencia.
 
En agosto, el fiscal general público de Alemania consideró acusar de ‘traición’ a los dos periodistas alemanes que se encargan del blog netzpolitik.org. Es la primera vez en 50 años que esto ocurría en el país. Los cargos contra Markus Beckedahl y André Meister fueron presentados por el jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, uno de los servicios secretos de Alemania y se basan en los documentos secretos propios de la Oficina que el blog publicó, a principios de 2015, y que trataban sobre los planes para incrementar enormemente las capacidades de vigilancia por Internet. Las investigaciones por ‘traición’ también incluyen a los presuntos denunciantes. En agosto, finalmente se cerró la investigación contra los periodistas sin cargos, aunque el gobierno alemán sigue investigando para encontrar a la persona que pasó la información a los periodistas.
 
En septiembre y octubre, miembros de Pegida atacaron nuevamente a diversos periodistas en manifestaciones celebradas por el movimiento de extrema derecha, en Dresde. Un manifestante pateó a un miembro del ente público MDR, mientras que otro periodista del periódico local Dresdner Neueste Nachrichten, fue golpeado en la cara, en septiembre. En ambos casos los asaltantes se mezclaron con la multitud y desaparecieron antes de que llegara la policía. 
 
En octubre, al menos tres periodistas fueron atacados durante las manifestaciones organizadas para conmemorar el primer aniversario de Pegida, por miembros de esta agrupación. Mientras que un miembro de Deutschlandradio fue asaltado por un participante de la contra-manifestación que le acusaba de promover a Pegida, Jaafar Abdul Karim, periodista de la cadena Deutsche Welle TV y su equipo de televisión fueron rodeados por los manifestantes, quienes los insultaron y obstruyeron su labor. Y Jose Sequeira, cámara de la agencia de video rusa Ruptly, fue atacado al grabar a simpatizantes del movimiento. Un fotógrafo denunció a la policía haber sido agarrado y golpeado por varias personas mientras hacía fotos del evento, quienes además le quitaron la cámara y escaparon.